Representación del chakra Anahata
 

Despertar la compasión

Como el sol que emite incontables rayos, la compasión es la fuente del crecimiento interior y la positividad.

Poco después de nacer nos familiarizamos con nuestro propio sufrimiento. Sin embargo, después de muchos años, seguimos sin percatarnos de los sufrimientos de los demás. Y nuestra capacidad de comunicarnos, incluso con los que están más cerca de nosotros, es limitada. Nos resulta difícil comprenderlos, y a menudo no nos entienden. Hay cientos, o hasta miles de personas con las que compartimos tantos problemas humanos fundamentales, y no mostramos mucho interés los unos por los otros.

Muchos buscamos la manera de comprendernos y satisfacernos a nosotros mismos y a los demás. Aunque, por lo general, lo que encontramos no es más que un cúmulo de información: conceptos y teorías que poco tienen que ver con los asuntos del desarrollo y conocimiento humano, estudiamos ese tipo de información y creemos haber descubierto el verdadero conocimiento. Si lo que aprendemos nos ayuda a crecer espiritualmente, esto puede ser verdad, pero si no es así, año tras año nos hallaremos en la misma situación, malgastando nuestro tiempo en la acumulación de información de poco provecho. Por lo tanto, es importante que observemos atentamente nuestra vida, y que aprendamos a beneficiarnos del conocimiento y la comprensión que moran en nosotros.

Si nos examinamos honestamente qué vemos? Superficialmente, nuestra vida puede parecer tranquila, y aún así puede que no nos sintamos satisfechos. Aunque sonreímos y actuamos como si nada nos molestara, podemos estar sufriendo, sin que nadie nos ayude. Queriendo proteger nuestra situación o imagen, perpetuamos nuestro aislamiento y creamos un caparazón, un mundo privado en el que nadie más tiene permiso para entrar en éste experimentamos alegría, así como nuestros fracasos y frustraciones en éste podemos cometer errores sin que nadie se entere. Allí ocultamos nuestros resentimientos y pensamientos intolerantes olvidando que actitudes de esa índole son nocivas y que sólo provocarán más frustración.