Hay también una Polución Espiritual

Hay también una Polución Espiritual

Sería útil reflexionar sobre este fenómeno generalizado de búsqueda de caminos hacia el alma, en el cual los recodos aparecen en forma imprevista, y que puede llevarnos más lejos todavía: hacia las leyes cíclicas de aparición de avatares en este mundo.

La proliferación de las sectas trae como consecuencia métodos de “recuperación” de adherentes adoctrinados, promovidos por familiares afectados. La tecnología psicológica se asocia a veces con la violencia para rescatar aquellos que considera en grave peligro de ser destruidos en su esencia más profunda: el libre albedrío. En la mayor parte de los casos, es aparentemente de su propia voluntad intacta que los individuos adhieren a las tales sectas. Sucede simplemente que el nivel de su autonomía es restringido por las circunstancias. Muy a menudo, si no siempre, no se escoge con conocimiento de causa, pues no hay un criterio exterior. En los regímenes políticos democráticos occidentales, no importa quién puede enseñar no importa qué, con toda impunidad.

La tecnología psicológica, – la Iglesia de la Scientología – no va siempre adelante. Se le opone un ritual antiguo, un lenguaje del cual sólo es comprendida una mínima parte del contenido: el Budismo Tibetano que atrae mucha gente, aunque se trata también de otra tecnología psicológica, pero que no se impone. En el primer caso es la dominación, en el segundo caso, la influencia. Entre estos dos polos se encuentra toda la gama de caminos de búsqueda.

El Profeta es aquel que – según la etimología griega – anuncia por anticipado”; o como lo indica el diccionario: “una persona que pretende revelar verdades ocultas en el nombre de un Dios en el cual ella se inspira”. El significado del término tendría que ser ampliado. El Nuevo Profeta puede ser el heredero de una tradición más o menos antigua, o el autor de su propio sistema. El grupo del que es heredero o el que él ha formado, le sirve de prueba, de coartada o de medio de presión, y en todo caso de medio de subsistencia material.

Hacer lo que Uno Quiere

Hacer lo que Uno Quiere

No hay nada más importante que hacer lo que queremos, siempre que sepamos primero qué es lo que queremos y, en segundo lugar, poder realmente hacerlo. Pero ahí empiezan las dificultades: nosotros no sabemos lo que queremos, y, cuando lo descubrimos, también nos damos cuenta de que a menudo no podemos de hecho hacerlo, y no porque la gente o las circunstancias nos lo impidan, sino por la falta de suficiente voluntad, o poder, o conocimiento.

Esto no es extraño, considerando qué es lo que somos y cómo hemos llegado a serlo. Diríamos que hay dos personas en cada uno de nosotros: una derivada de la herencia de nuestros padres y otra compuesta por todas las influencias que hemos recibido de la sociedad en la que hemos nacido. A causa de la herencia podemos llegar a ser una clase de persona, y por instrucción y educación podemos llegar a ser otra totalmente distinta.

Considera un ejemplo particular, propio o ajeno. Tus padres pertenecen a un ancestro que ha vivido por cientos de años en el campo; pero, debido a circunstancias accidentales sobre las cuales no has tenido control, has sido atraído por la vida en la ciudad y entrenado para una ocupación en ella. Toda tu herencia clama por una vida de actividad física vigorosa con todos los deseos y necesidades correspondientes, pero todo tu entrenamiento te dispone a ocupaciones sedentarias y a las necesidades y deseos que las acompañan. El problema es encontrarte a ti mismo entre estos dos lados del conflicto. Cuál eres tú realmente, el de la herencia o el del medio ambiente? Cuáles son tus agrados y tus desagrados? Y cuál de tus dos mitades hará lo que tú quieres?

No podemos decir cuál lado es el más fuerte, puesto que cada caso varía. En algunas instancias el medio ambiente hace menos efecto que la herencia o, como decimos, la sangre habla. Algunas veces sucede que un hombre o una mujer abandona repentinamente la carrera impuesta por la educación y vuelve a sus inclinaciones hereditarias. En otros casos, la fuerza del ambiente es más poderosa que la herencia; y el moldeado de la sociedad permanece inquebrantable. Miles de personas mueren como hombres de negocios o mujeres de sociedad, solamente gracias a que su educación ha sido mucho más fuerte que la herencia. La sociología, puede decirse, ha superado a la biología. La sociedad ha frustrado lo que la naturaleza ha intentado.

Alcione 18

Alcione 18

Historia Jasídica.- Elie Wiesel
Editorial
El Simbolismo de los Colores.- Farid Azael
El Medio Divino.- Pierre Teilhard de Chardin
Tú eres tu Cuerpo.- Alexander Lowen
El Bien y el Mal.- Hubert Benoit
Realidad e Ilusión.- Tarthang Tulku
La Doctrina Desconocida.- Margaret Anderson
Van Gogh y el Mundo Invisible.- Patricia Zárraga
Blas Pascal.- Alberto Carvajal
El Desdoblamiento como Fenómeno Holográfico.- Michael Talbot
Carl Rogers y la Psicología Humanista.- Fernanda Andrade
Muriendo Diariamente.- A. R. Orage
El Todo.- Lilian Silburn
Sumario Revistas Alcione N l3 al l8
Hablemos de Libros

Alcione 19

Alcione 19

Nada Existe.- Historia Zen
Editorial
Las Dimensiones de la Meditación.- Tarthang Tulku
El Retorno de los Antepasados.- Didier Dumas
La Búsqueda del Equilibrio Emocional.- Sofía Roepke
La Alquimia, un Camino Oculto.- Ernest Scott
El Conocimiento Metafísico.- Alan W. Watts
Nuestro Mundo Interior, según Jung.- A. Bennet
Como Eliminar la Tensión.- Serge Kahili K.
La Puerta.- Alberto Carvajal
El Yoga de la Energía.- Gopi Krishna
Quiénes son los Mejores?.- A. R. Orage
A Propósito del Quinto Evangelio.- Emilio Gillabert
Edgar Cayce.- Claude Valin
Hablemos de Libros

Alcione 20

Alcione 20

La Vaca y la Isla.- Historia Sufi
Editorial
La Visión Penetrante de Krishnamurti.- Zeno Bianu
El Siglo XXI será Metafísico.- Bernard Besret
El Diálogo de las Religiones.- Jean Mouttapa
Reflexiones.- A. R. Orage
La Cruz.- Andrés de la Maza
El Fundamento del Servicio.- Regina Keller
La Meditación y los Chakras.- Michio Kushi
El Cambio de Vida.- Karen Hamaker-Zondag
El Sendero del Misticismo.- A. E. Waite
AIKIDO, Como Entrar en la Vía.- Michel Piédoue
La Ciencia y la Espiritualidad.- Jean Staune
Los doce Signos del Zodíaco.- Martin Schulman
El Amor es el Camino de Unidad.- Javad Nurbaksh
La Soledad, Comunión con el Misterio Interior.- Marie-Magdeleine Davy
La Teoría de Sistemas.- Patricia Zárraga
Hablemos de Libros