En la Primera Guerra Mundial, en la que participó como comandante, adquirió la costumbre de hacer todas las mañanas un dibujo en una libreta. Con el tiempo, observó que representaba su propio estado de ánimo. El dibujo perdía la simetría cuando se encontraba deprimido porque resultaron ser criptogramas del Sí mismo.

Dio un par de conferencias en 1916 sobre este tema y luego las amplió en un libro titulado Las Relaciones entre el Yo y el Inconsciente que apareció publicado en 1928.

De 1918 a 1926 estudió los gnósticos buscando una respuesta sobre el origen del mal.

En 1921 publicó Tipos Psicológicos, donde hace una clasificación entre introvertidos y extravertidos y las cuatro funciones, deduciendo ocho tipos psicológicos diferentes.

En 1928 publicó La Energética del Alma , libro en que consideraba los impulsos humanos como manifestaciones de procesos energéticos.

En 1929 se publicó un libro escrito en colaboración con Richard Wilhelm El Secreto de la Flor de Oro
en el que comenta un texto taoísta chino traducido por su amigo Richard, que trata de la circulación de la luz como técnica para desarrollar un cuerpo diamantino que pretendía la inmortalidad.

En 1934, comenzó a investigar la alquimia y se percató de que el cristianismo no ha seguido
cultivando sus mitos; esta percepción también la tuvieron algunos místicos cristianos. El fruto de sus investigaciones apareció diez años después en forma de libro, “Psicología y Alquimia”.

Realidad del Alma fue publicado en l934.

En su libro ” Psicología y Religión” de 1940, establece que al principio la vida psíquica humana estaba proyectada fuera, en objetos humanos y no humanos. En un estado de proyección más o menos completa, hay muy poca consciencia. Cuando se retiran las proyecciones se va estableciendo la consciencia. Lo primero que se retiró fue la proyección más lejana del hombre relacionada con el cosmos, debido al descubrimiento de las leyes astronómicas. Siguió con la retirada de los dioses de los montes, ríos, árboles y animales. Sin embargo, nuestra vida cotidiana actual, tiene innumerables proyecciones que se manifiestan en la prensa, libros, rumores y charla corriente. Los vacíos que corresponden a un auténtico saber, continúan siendo rellenados con proyecciones.