He estado meditando muchísimo, y eso ha sido bueno.  Espero que usted también lo esté haciendo… empiece por estar alerta a cada pensamiento… a cada sentimiento… todo el día… y entonces los nervios y el cerebro se aquietan, se acallan.. esto es lo que no puede hacerse mediante el control… entonces realmente comienza la meditación.  Hágalo concienzudamente.

Cualquier cosa que suceda, no permita que el cuerpo moldee la naturaleza de la mente – esté atenta al cuerpo; coma lo correcto, permanezca consigo misma durante el día por algunas horas- no se deje estar y no sea una esclava de las circunstancias.  Manténgase tremendamente despierta.

 

Extraído de “Krishnamurti. Biografía”.

Pupul Jayakar.

Editorial Kier.