La realización, ya sea de la granja, del bosque, del desierto, del río o del océano, es la realización del todo, en un sistema dinámico de constante destrucción, renovación, evolución y entropía. Mediante el cultivo inteligente, ustedes y yo podemos encontrar que la experiencia de inclusión del propio Buda, es, después de todo, también la nuestra, que el vasto proceso universal es el panorama de nuestros propios cerebros. Gradualmente se vuelve claro el cómo mantener el universo completo en su máximo esplendor.

Al mismo tiempo, por supuesto, estamos todos nosotros comiéndonos unos a otros. La danza dual de destrucción y renovación de Shiva. Los árboles murieron para que este papel pudiera vivir. Los cereales mueren para que podamos comerlos. Incluso en el Kalpa del fuego, cuando todos los universos sean quemados, las llamas del holocausto harán germinar las semillas de algo; aún no sabemos qué. Entre tanto, con la mente tan abierta como sea posible, mi estilo de vida y el de ustedes será modesto y los corazones estarán agradecidos. Será claro lo que es apropiado hacer y lo que no. Kuan-Yin tiene un ilimitado sentido del equilibrio.

El equilibrio es un asunto de compasión y por compasión me remito a la etimología de la palabra: sufriendo con los otros. Veinticinco años atrás viajé por Asia, y en algunos países encontré mansiones rodeadas por altos muros que terminaban en vidrios quebrados insertos en el concreto. En los Estados Unidos los muros son menos notorios, pero tienen cientos de estilos de exclusividad diferentes. Y aun así todo es interdependiente. Los barrios marginales sustentan a los suburbios. Los suburbios sustentan a Palm Beach. Este a las prisiones. Las prisiones sustentan a los jueces. La forma equivocada de vivir no refuta al Buda.

Entonces, la pregunta es: Cómo se práctica ? Como un antiguo maestro Zen decía: La práctica del Dharma en este ávido mundo…. he ahí el poder de una sabia visión. La Manera Correcta de Vivir está en el medio del Octuple Sendero, el sendero que comienza con la Visión Correcta: Estamos aquí brevemente, y somos parte los unos de los otros.