portada37

Crece como crece la flor, ardiendo en ansias por entreabrir su alma a la brisa.
Así es como debes avanzar abriendo tu alma a lo eterno.

Pero debe ser lo eterno lo que debe desarrollar tu fuerza y tu belleza,
y no el deseo de crecimiento.

Porque entonces floreces con la lozanía de la pureza, y no te endureces
con la avasalladora pasión de la importancia personal.

Mabel Collins
Más en Reflexiones
De vuelta a casa

Dependemos de la naturaleza no sólo para nuestra supervivencia física. También la necesitamos para que...

Mi lugar es el No-lugar

  Qué se puede hacer, oh musulmanes? pues no me reconozco. No soy cristiano, ni...

Cerrar