Tiempo después, la simple comida en la que ella había estado trabajando por varias horas la sirvió a su esposo, él la comió con gran apetito y luego se fue a su trabajo. Al volver a casa los padres, la mujer le dijo al esposo: “fue lindo ver a nuestra nuera sirviendo a su esposo con tal devoción, pero todavía no entiendo por qué él está aún vivo.” El replicó: “querida, es cierto que el señor Shiva decretó que la vida de nuestro hijo iba a ser corta pero incluso el señor Shiva debe atender los rezos de sus devotos. Tú viste la forma en que esa mujer rezaba al señor Shiva al preparar la comida. Sus oraciones se introdujeron en la misma comida. Cada día, la muerte está esperando para llevarse a nuestro hijo y cada día él come esa comida y la muerte debe mantenerse fuera. Mientras ellos continúen con esta rutina divina, nuestro hijo no puede morir.”

 

Relato transcrito de

“Alimentos para la Salud y la Curación”

Yogi Bhajan

Guru Nanak Dev Publicaciones, 1983

 

(*) Parantha: Es un chapati relleno, frito en ghee.