Armonía energética

Como rama de la medicina tradicional china, la digitopuntura se apoya en el esquema de los meridianos, canales por los que circula la energía vital o qi en el cuerpo. El objetivo de toda escuela de digitopuntura es ayudar al paciente a lograr un equilibrio mental y físico, tanto externo como interno. Esto se logra estimulando y armonizando el flujo de su energía por sus 14 meridianos regulares y sus 8 meridianos extraordinarios, por medio de la acción de los dedos sobre el cuerpo .

La digitopuntura tiene como efecto aumentar la flexibilidad del sistema muscular, equilibrar el sistema nervioso y fortalecer el sistema circulatorio. Además, no tiene efectos secundarios, produce un efecto agradable y da más energía vital. Así se evita ir acumulando tensiones y enfermedades.

Puente entre mente y cuerpo

El sistema muscular es el puente entre la mente y el cuerpo. Por eso la digitopuntura actúa directamente sobre el sistema muscular, ayudando a relajarlo y equilibrarlo. Induce así una relajación del sistema nervioso y circulatorio y es, en realidad, una acción sobre el sistema cuerpo-mente. Por otra parte, el contacto de las manos con el cuerpo humano suscita una sensación de relajación y agrado que es muy importante en el paciente.

Hay bastantes enfermedades en nuestra sociedad contemporánea cuya causa es psicosomática. El método de la digitopuntura es en esos casos bastante eficaz al actuar sobre los músculos. Al hacer digitopuntura, aplicar las manos en el cuerpo ayuda mucho a que el paciente, cuyo sistema nervioso está irritado, se relaje y fluya su energía, logrando así un mayor equilibrio mental y físico.

En el caso de una dolencia corriente, como un resfriado, por ejemplo, con síntomas de mucosidad, cabeza pesada, sin dolor de garganta, al aplicar digitopuntura, se hace tui de los lados de la nariz y frente. Así se estimula la circulación para descongestionar la mucosa nasal También se masajea la espalda superior, para aliviar la tensión muscular de esa zona, además del pecho. Esto alivia los síntomas. Además hay que equilibrar ciertos puntos del meridiano del sistema respiratorio y estimular la capacidad curativa del organismo. Así se fortalece la energía básica del organismo y sus propias defensas inmunológicas, lo cual es especialmente importante en caso de dolencias crónicas.