Alan W. Watts.- Editorial Dédalo

Un libro que se proponga explicar el Zen es casi un desafío, puesto que cuanto más éxito tenga en dar al lector la impresión de inteligibilidad, =más se alejará del desideratum de ofrecer comprensión. Porque, como enunciara el Budismo muchos siglos antes de que la semántica y la metalingüística se perfilaran, originariamente ninguna cosa existe.

Vale decir que la experiencia Zen, la más elevada en la escala de manifestaciones espirituales promovidas por la doctrina y la práctica budista, se acerca a lo que se ha llamado el inefable umbral de la realidad, lo no verbalizable, lo no simbólico, el mundo totalmente indefinible de lo concreto como distinto de lo abstracto.

A pesar de estos obstáculos, Alan W. Watts, uno de los hombres que figuran en la corta lista de conocedores del Zen en Occidente, ha logrado una especie de vademecum del Zen, que proporciona una clara guía de sus problemas y de sus encrucijadas, sin caer en la pedestre simplificación del manual para multitudes. Hoy, en que el interés por el Zen se ha acrecentado en el Occidente, incluso como una ventana abierta a la percepción profunda del universo, y en que se avizoran importantes aplicaciones prácticas de sus simples y perfectos principios, este libro constituye una muy valiosa introducción para legos, y un ordenado replanteo elocuente de sus horizontes, para quienes hayan ingresado en sus contenidos.

Más en Hablemos de Libros
Dormir, Soñar, Morir

Francisco Varela Dolmen Este libro es el relato de un diálogo histórico entre destacados hombres...

La Meditación Zen como Terapia

Dr. Tomio Hirai Océano Ibis El Zen, a pesar que su método es diferente al...

Cerrar