extasis
El amor no tiene otro deseo que no sea realizarse a sí mismo.
Pero si al amar no podeis evitar tener deseos, que sean éstos: fundiros con el ser amado y ser como un arroyo que canta su melodía en la noche; conocer el sufrimiento de la extrema ternura; ser heridos por la propia comprensión del amor y sangrar gustosa y alegremente; despertar al alba con alado corazón y dar gracias por un nuevo día para amar; reposar al medio día, meditando en el extasis del amor; volver a casa con gratitud al atardecer y luego dormir – en el corazón una plegaria por el ser amado – y un himno de alabanza en los labios.

Jalil Gibrán
Más en Reflexiones
Abrir el camino a la Verdad interna.

La verdad reside dentro de nosotros mismos, no surge de las cosas externas. Créase lo...

Nuestras vidas son los ríos

Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el...

Cerrar