servicioEl fundamento del servicio es la fraternidad, la comprensión interna de la unidad espiritual como un hecho de la naturaleza, y el consiguiente esfuerzo para dirigir y dar forma a los actos de nuestra vida, a fin de contribuir en alguna medida a la armonía del todo, acrecentando lo bueno y trasmutando en superior lo inferior, en nuestra esfera de influencia y el medio ambiente, incluyendo nuestra propia personalidad.

Para que el servicio sea eficaz debe prestarse en forma inteligente. Esto requiere saber juzgar y discriminar. El servidor debe saber valorar sus recursos en relación al objetivo, la causa o persona a quien vaya a prestar servicio. Debe reconocer el momento oportuno para el esfuerzo, la economía en el empleo del tiempo y de la energía, así como los medios materiales en la prestación del servicio.

Sin embargo, el factor más importante es prestar un servicio eficaz y amoroso, porque el amor es radiactivo y magnético y logra penetrar y armonizar las situaciones más difíciles, donde ninguna cualidad o cualidades hubieran podido penetrar y actuar.

Es una alegría y un privilegio poseer tal constitución, pues podemos servir mediante la profunda comprensión de nuestra unidad con lo divino. Sin embargo, para aquellos que no puedan establecer un contacto interno con esta realidad y echan de menos esa satisfacción emocional, pueden servir por la convicción intelectual de que es lo correcto. Será alentador recordar que muchos son los caminos que conducen a la cumbre de la montaña y que allí convergen todos ellos. Pero antes de lograr la meta final, el servidor que no es emotivo comenzará a experimentar la riqueza de la “gracia de Dios”, no importa cuál sea su línea de desarrollo.

“Busca la perfección en la acción”, aconseja un sabio Instructor, siendo en verdad un buen consejo, porque todos cometemos errores – aunque los móviles sean los más puros – especialmente al principio de nuestro desarrollo espiritual. El error más común es
aplicar medios y métodos inadecuados para los fines perseguidos: dar consejos cuando no son necesarios; dar dinero en vez de un ejemplo personal de cómo ganarlo y hacer resaltar los defectos del carácter cuando correspondería presentar personas de un nivel y normas deseables, lo cual produciría el estímulo apropiado para despertar el deseo de progresar en la correcta dirección.

El hombre tiene una infinita capacidad para progresar y expandirse, y se empequeñecerá si no se le da lugar a ello. El único tipo de actividad que le proporciona la oportunidad de crecer hacia diversos estados y direcciones, para lo cual tiene una inherente capacidad, es la que llamamos Servicio. Aunque el móvil del hombre sea el deseo egoísta de progresar, el egoísmo inteligente lo llevará al sendero del servicio como la ruta más directa hacia su meta. El hombre se distingue por dos características que son realmente una: la persecución de la felicidad y la del conocimiento, En el libro La Voz del Silencio” se dice: “Para alcanzar el Nirvana, se debe obtener el conocimiento de sí mismo, y este es hijo de las acciones amorosas.

“Esparce la luz adquirida…” dice el mismo libro. Es notable observar cuán poco nos damos cuenta que atesorar conocimiento es tan reprobable como acumular cualquier otra clase de riqueza y poder, y que de nada sirve mucho conocimiento superficial y no asimilado que no sea trasmitido con exactitud ni esté a disposición de quien lo necesita. Si deseas que la corriente de ese conocimiento duramente adquirido, permanezca como una corriente de agua dulce, no debes permitir que se convierta en una laguna de aguas estancadas. El agua que corre se purifica a sí misma. Un antiguo axioma dice: “Toma y da, conoce y realiza”. Esto es esencial para que el hombre mantenga en forma continuada su progreso, y su desarrollo fluya en rítmica armonía.

El servidor que produce efectos de largo alcance es aquel que estudia para comprender las causas a fin de producir los efectos deseados. El campo terapéutico reparador, cuyos pacientes claman por simpatía y alivio, es mucho más dramático; pero el campo de la medicina preventiva es infinitamente más rico en resultados. Cada campo requiere de trabajadores y, no importando dónde trabajemos, debemos esforzarnos por servir impersonalmente, sin esperar recompensa ni temer al fracaso, y perseverar en ello como si fuéramos a durar eternamente.

Regina Keller

Extractado de Apuntes de
Clases por Correspondencia de la
Escuela Arcana de Buenos Aires.

Más en El Tibetano, D.K.
Etapas de la Evolución

Este sendero que recorre la Humanidad puede ser dividido en cinco etapas: Primera Etapa: La...

La Jerarquia

Aunque el tema de la Jerarquía oculta del planeta es de interés profundo para todo...

Cerrar