Con esta identificación se superan las limitaciones de la consciencia separada. Cada comprensión de una nueva verdad produce una ampliación de la consciencia junto con una sensación de gozosa expansión y de liberación.

Recapitulando, decíamos anteriormente que el peor enemigo de la felicidad es el miedo, Es por miedo que deseamos aferrar la felicidad y ella se nos escapa de las manos. Es el apego a las cosas que creemos que nos proporcionarían felicidad lo que nos hace sufrir porque el apego es miedo y el miedo es un impedimento para amar. El enemigo del amor no es el odio, sino el miedo: el odio es sólo una consecuencia del miedo. Odia el que teme, el que nada teme se siente seguro y en esa seguridad goza de libertad interior, pudiendo irradiar paz, alegría y amor.

Sofía Roepke

Más Información:
Assagioli, Roberto.- Ser Transpersonal.– Gaia.
De Castro, Juan,- En Busca del Tesoro Escondido.- Ediciones U.C.
Peña y Lillo, Sergio.- El Temor y la Felicidad.- Universitaria.