El tercero es el instinto gregario, y también él tiene su origen en el miedo que experimenta el sujeto al sentirse un débil e inseguro individuo separado, lo que lo induce a buscar apoyo y seguridad en sus asociaciones con los demás.

El cuarto es la tendencia a la autoafirmación. Esto podría parecer el polo opuesto del miedo, pero en un análisis más profundo muestra que al menos una de sus raíces es el miedo a no ser apreciados, reconocidos o valorados como lo merecemos (o creemos merecer) y, por consiguiente, de no disponer sobre los demás de todo el poder que desearíamos.

El quinto es la tendencia a indagar, la sed de saber suscitada por el miedo a lo desconocido y al misterio.

Cómo podemos librarnos del miedo? Según Assagioli, existen dos grupos de medios: los psicológicos y los espirituales, los cuales actúan a distinto nivel, por lo que es aconsejable que se usen conjuntamente.

1 .- Métodos psicológicos:

1.- Uso de la mente – Reflexión – Persuasión.
La relación entre la mente y las emociones varía en función de los diferentes niveles de desarrollo psicológico:

a) La mente se halla sometida a las emociones.

b) La mente se halla desvinculada de éstas, pero es incapaz de modificarlas de forma eficaz.

c) Dominio y transmutación de las emociones por parte de la mente.

2.- Psicoanálisis. La exploración del inconsciente. Hallar las raíces del miedo y llevarlas a la luz de la consciencia,

3.- Desvío y sustitución por medio de:
a) Actividades físicas y deportivas.
b) Dirigir la atención hacia otros puntos,
c) Utilizar el humor. Esto puede resultar muy eficaz.
d) Cultivar emociones positivas y dinámicas: valor, alegría, etc.

4.- Ejercicios psicológicos.
a) Sugestiones y afirmaciones.
b) Entrenamiento mediante la imaginación: intentar representarse el acontecimiento temido
(examen, discusiones, etc.) antes que se realice. Repetirlo en la imaginación hasta que el
miedo haya desaparecido.

2.- Métodos espirituales.

Cualquier miedo está basado en la ignorancia o en el error, y puede ser vencido fácilmente por la luz de la verdad y mediante la realización espiritual.