Cuando intentamos detener el progreso de una neurosis tratamos de reacondicionar al paciente a las funciones biológicas, llamadas de ordinario normales o naturales. Al mismo tiempo, no debemos olvidar el entrenamiento, el condicionamiento, de actitudes no desarrolladas. Podemos apreciar los métodos de F. M. Alexander desde el punto de vista del reacondicionamiento, si no olvidamos la necesidad de diluir al mismo tiempo el influjo dinámico de la gestalt equivocada. Cuando simplemente sobreponemos una gestalt a otra, enjaulamos, reprimimos, pero sin embargo mantenemos viva la gestalt equivocada; al anular esta última liberamos energías para que funcione toda la personalidad.

3- La expresión recuerdos teleológicos futuristas suena paradójica, pero con frecuencia recordamos experiencias pasadas para propósitos futuros. Desde el punto de vista psicoanalítico la categoría más interesante de este tipo es la señal de peligro. Cuando han ocurrido varios accidentes automovilísticos en el mismo lugar de una carretera es posible que las autoridades pongan una señal de peligro. No se erige esta señal de peligro en memoria de los que murieron; se crea con el propósito de salvaguardar contra accidentes futuros. Para un neurótico la señal de peligro no es, como dice Freud, el ataque de ansiedad. La persona nerviosa coloca sus recuerdos como señales de alto por todas partes, donde quiera que adivina la posibilidad de peligro. Este procedimiento le parece razonable; parece actuar de acuerdo con el proverbio: Una vez mordido, dos veces cauteloso. Puede, por ejemplo, haberse enamorado y haber sufrido una desilusión. Por ello se cuida mucho de que se repita ese desastre. En cuanto siente el más ligero signo de afecto pone en escena (consciente o inconscientemente) el recuerdo de su experiencia desagradable como luz roja de alto. No tiene en cuenta en absoluto el hecho de que comete un error histórico, que la situación actual puede diferir considerablemente de la anterior. Desenterrar situaciones traumáticas del pasado podría proporcionar aún más material para señales de peligro, podría restringir aún más las actividades y las esferas vitales del neurótico, ya que no ha aprendido a diferenciar entre situaciones anteriores y presentes.