El hecho de discriminar entre sujeto y objeto es autogenerante. La facultad de discriminación, el ego, es a la vez el producto y el proceso, la creación de su propia actividad. La facultad y la actividad de discriminar deben ser tratadas simultáneamente.

En el contexto en el cual las palabras callar y silencio normalmente aparecen, figuran como sinónimos. A pesar de que el uso común no muestras fuertes diferencias entre estos dos términos, una reflexión cuidadosa sugiere una delicada diferencia en significado. Callar, parece más apropiado para describir situaciones en la cual la relación sujeto-objeto es operativa, por ejemplo, cuando todo está quieto y los sonidos ya no se escuchan. Uno puede tratar de acallar los latidos del corazón y una mente inquieta. Uno puede acallar a un niño asustado o a un caballo aterrado, o uno puede intentar acallar el mar agregándole aceite al agua. El callar puede caracterizar al sujeto o al objeto. Es un término discriminatorio. Por otro lado, el silencio se refiere a algo diferente. El silencio no involucra tanta observación o discriminación, pero sí participación. Se aplica en forma natural cuando la relación sujeto-objeto ha sido descubierta. Uno no trabaja u observa el silencio cuando uno está en silencio. Callar puede caracterizar lo que uno es o no es, mientras que el silencio se refiere al hecho de que la distinción entre lo que uno es dejó de existir. El silencio es más inclusivo y envolvente que el callar. Callar describe el ámbito local y está sumamente limitado a lo que uno observa, mientras que el silencio convoca lo eterno y lo ilimitado desde donde uno viene. Callar es algo que uno acarrea, el resultado del esfuerzo, o se produce por no hacer algo como, por ejemplo, por no generar sonido o no tener una actividad. El silencio no se produce por la falta de sonido o actividad; es lo que emerge en la ausencia de sonido y actividad. Callar es una imposición sobre las cosas, en cambio el silencio es un sustrato de ellas. Callar es separación, silencio es integración.

Meister Eckhart dice: El silencio es el más puro elemento del alma, está en el lugar más exaltado del alma, en el núcleo, sí, en la esencia del alma. El silencio central está allí, donde ninguna criatura puede entrar, ninguna idea; allí donde el alma ni piensa, ni actúa, ni mantiene algún pensamiento ya sea de ella misma o de cualquiera otro.

En El Despertar de la Fe de Asvaghosha se lee: Qué es lo que se entiende por la pura Esencia de la Mente ? Es la última pureza y unidad, la toda abarcante totalidad, la quintaesencia de la Verdad. La Esencia de la Mente no pertenece ni a la muerte ni al renacimiento, es increada y eterna. Los conceptos de la mente consciente han sido individualizados y discriminados por falsas imaginaciones. Si la mente pudiera ser mantenida libre del pensamiento discriminativo, no existirían más pensamientos arbitrarios que dieran lugar a apariencias de forma, existencias y condiciones. Todo está en su esencial naturaleza de una misma igualdad, ni variable, ni divida, ni destructible. Entonces se habla de la Esencia de la Mente

El silencio es el camino hacia la mente natural, hacia la pura e interna autoconsciencia. Es a la vez una meta, un método, un estado de consciencia y una metáfora. Es principalmente como una metáfora que yo he tratado el silencio aquí. Pero es tiempo de dejar caer el silencio metafórico y absorber el silencio de la meditación.

Concluímos citando a Ramana Maharshi:

El estado que trasciende la palabra y el pensamiento es el silencio. Es meditación sin actividad mental. Someter la mente es meditación. La meditación profunda es la palabra eterna. El silencio es siempre elocuente; es el fluir perenne del lenguaje. El silencio es elocuencia permanente; es el mejor idioma.

Ralph Davis

Traducido y extractado por Angela Valladares de
Tarthang Tulku.- Reflections of Mind.-Dharma Publishings

Más en Meditación
Más allá de los significados

Cuando tú enfrentas al observador directamente, tu estado de alerta y el observador llegan a...

Invitación a Meditar

En sus estudios psicoanalíticos, Jung observó una demanda por parte de sus pacientes de encontrar...

Cerrar