taoism


Cuando buscas conocerlo, no puedes verlo.
No puedes cogerlo,
pero tampoco puedes perderlo.

Al no ser capaz de obtenerlo, lo obtienes.
Cuando estás silencioso, él habla;
cuando tú hablas, él guarda silencio.

La gran puerta está completamente
abierta para las almas generosas
y ninguna multitud impide el paso.

Poema Zen
Más en Reflexiones
La Busqueda del Sendero

Del mismo modo que la luz baña todas las cosas y cada cosa recibe y...

Los Arboles

  No conocieron las palabras. Nunca viajaron. Sin embargo, pienso que toda canción está contenida...

Cerrar