diablo

Cierto hombre devoto, convencido de que era un sincero buscador de la Verdad, se sometió a un largo curso de disciplina y estudio.

Tuvo muchas experiencias con varios maestros, tanto en su vida interna como externa, por un período considerable de tiempo.

Un día meditando vio de pronto al diablo sentado a su lado.
– Aléjate, demonio gritó-, tú no tienes ningún poder para dañarme pues yo estoy siguiendo el Camino de los Elegidos.
La aparición se esfumó.

Un verdadero sabio que pasaba por allí, le dijo con tristeza:
– Ay amigo ! Has puesto tus esfuerzos sobre bases tan inseguras como tu miedo inalterado, tu avaricia y tu autoestima, y has llegado a tu última experiencia posible.
– Y por qué ? – preguntó el buscador.
– Ese diablo era en realidad un ángel. Diablo es como tú lo has visto.

Historia Sufi.
Más en Sufismo
La guia del camino interno

Si has comprendido lo explicado hasta aquí, bien puedes experimentar, mediante un simple trabajo, la...

Los estados internos

Debes adquirir ahora suficiente percepción de los estados internos en los que te puedes encontrar...

Cerrar