Desde que surge la conciencia de su estar en el mundo, el hombre comienza a “hacer su vida”, esto es, lo que va a “Ser”. En este “hacer”, por la esencia de su Ser verdadero, el hombre yerra, pero el “error” en él
se muestra como elemento básico y fundamental para una vida humana. Que el error sea propio de la esencia de su Ser verdadero? Imposible ! En nuestra sociedad el error es sentido como algo negativo y hasta diabólico que se da en el hombre. Veámoslo:

1.- El error en el hombre procede de la ignorancia, polo contrario de la sabiduría. Cuando alguien nada sabe tampoco yerra como ocurre al animal. No llega a ser sabio quien no puede errar.

2.- Del error también resulta el dolor, que es el más poderoso estímulo que empuja al hombre a buscar y descubrir la verdad y, como consecuencia, a corregir la acción equivocada.

3.- La vida humana, es un camino que oscila entre el errar y el acertar. El primer paso en ese camino es el de errar y el segundo que es la consecuencia del primero, es el de acertar. De esa manera, si el error no es confundido con la mentira, el hombre crece, progresa y madura.

4.- No hay desarrollo, ni maduración para quien no yerra, porque el saber en el hombre tiene su origen en la captación, por el contraste, de los polos de realidades que la objetividad de la consciencia ha dividido en dos. En nuestro caso lo captado son los polos del errar frente al acertar.

5.- Sin embargo, no basta errar para acertar y, menos aún, para alcanzar la certeza de la verdad que conduzca a progresar, desarrollarse y madurar. Para este último efecto lo aprehendido no basta. La verdad que sustituya el acto equivocado debe además ser confirmada por el dolor adicional que trae.

6.- Desgraciadamente en nuestra sociedad no acostumbramos a aceptar el error cuando incurrimos en él
y, por el contrario, procuramos y ponemos todo nuestro empeño en negar el hecho y ocultarlo, o bien, defender y encontrar los mejores argumentos para justificarnos del acto errado. Nuestra conducta revela que creemos que incurrir en error nos desprestigia, nos despoja de valor y nos hace despreciables y/o dignos de castigo. Sin embargo, la mentira con que se excusa el error, se acepta, no se repudia, no se castiga y no se estima que desprestigia.

7.- Cúal debería ser nuestra actitud frente al error y que lugar debería éste ocupar en la vida para la consideración de los valores que la sustentan para nuestro progreso, desarrollo y maduración y para dar sentido a la vida y cumplir nuestro destino?

La respuesta obvia a la hipótesis planteada en un comienzo debería ser: aprender a reconocer los errores en razón del dolor, las preocupaciones, las angustias, y todo aquello que nos incomoda de cualquier manera; acostumbrarnos a no ocultarlos, a reconocerlos y, finalmente a rectificarlos. Ese cambio de actitud es el que debemos propiciar y conseguir. Constituiría el más grande de los adelantos a que puede aspirar
el hombre de nuestra época tanto en lo moral, como en lo espiritual y en lo pragmático. Debería ser el fundamento más sólido de la educación y de las exigencias públicas y privadas. La mentira y la falsedad en cualquiera de sus formas en la vida privada o pública en cambio, deberían ser las repudiadas y las castigadas.

Mario Fernández
Más en Psicología
La Búsqueda del Equilibrio Emocional

Hay un principio filosófico que dice El hacer sigue al ser, lo que significa que...

Relaciones Personales

El esquema que regirá las relaciones personales de un individuo se empieza a delinear desde...

Cerrar