L.B: Ud. nombró a Newton. Con él, existía una conexión directa con la observación de los fenómenos. Está el científico de nuestros días – particularmente el físico – separado de este tipo de observación directa?

J.N: Uno piensa del naturalista de la antigüedad como alguien que se sumergía en una piscina y no sólo pensaba, sino percibía e intuía, emergiendo con algo que no era sólo una percepción del fenómeno observado, sino también un sentimiento de valor al mismo tiempo. Pensaba en esto cuando visité recientemente el Acelerador Lineal de Standford. Un físico amigo había planificado mostrarme su trabajo. Yo estaba impresionado y al mismo tiempo aplastado por el inmenso espacio físico del Acelerador, entonces vi donde mi amigo realizaba su trabajo: una oficina de computación. Me sentí apenado por este hombre brillante, con quien me siento muy cercano; había gastado sus días al frente de un terminal de computación como un empleado de oficina. Pareciera que nos estamos distanciando cada vez más de aquellas fuentes de percepción que no se encuentran sólo en el intelecto. Un astrónomo con quien yo hablaba decía, “Ud. sabe, rara vez he vuelto a mirar por un telescopio. Me encuentro sólo viendo fotografías todo el tiempo, en una pieza más bien aséptica (podría traducirse como aburrida).” Esto no solamente es triste, sino que puede estar llevándonos en la dirección incorrecta, porque el sentimiento de las cosas es una clave del entendimiento, y la cabeza por sí misma nunca puede realmente alcanzar el significado. Puede aportar datos, pero el significado, las prioridades, el cuadro global en relación a otras cosas en el universo y en uno mismo, no pueden venir de allí.

Está Ud. interesado como físico teórico en el cuadro global, particularmente con la teoría del “bootstrap”? (l)

G.C: Correcto, pero es muy difícil seguir la idea del “bootstrap” y permanecer dentro del régimen normalmente definido de los físicos.

L.B: Uno puede apreciar la absoluta necesidad de una disciplina definida con precisión. Me recuerda de un arte – digamos, aprender a tocar el piano – en donde Ud. no puede quebrar las reglas hasta que las conoce. Pero en un cierto punto Ud. también necesita ser capaz de quebrar las reglas.