G.C: Ese es el punto más peliagudo, porque nuestra noción de complejidad se aplica al mundo cuántico, Estamos describiendo fenómenos en base a eventos discontinuos que generan complejidad creciente (5). Pero es también claro que la complejidad cuántica desarrolla la simplicidad Cartesiana/Newtoniana. La noción Cartesiana de un objeto es un ejemplo estándar. Hay algo simple acerca de un objeto Cartesiano que mantiene su integridad, pero desde el punto de vista de la física cuántica es una cosa enormemente compleja. El significado de la forma de un objeto emerge a través de la complejidad. Entre el dominio cuántico y el dominio de la realidad objetiva Cartesiana, el significado de simplicidad y complejidad se invierte. A medida que las cosas se vuelven más complicadas en el dominio cuántico, ellas se vuelven más simples en el mundo Cartesiano objetivo.

J.N: Y la complicación siempre parece implicar un tipo de principio unificador, un tipo de integridad. Pareciera que las piezas pueden ser consideradas como complicaciones sólo en relación a un principio universal que las liga entre ellas. Piezas que no están relacionadas del todo, no podrían ser complicaciones de nada. Estas son complicaciones porque parecen ser muchos, muchos aspectos de algo que está siendo sostenido unido.

Leona Butler.

Traducido y extractado por Alberto Carvajal de
Butler, Leona.- Gentle Events.-
Revista Parábola.- V l0, N l.- l985

Notas del Traductor:
(l) Literalmente cordones de las Botas. Puede traducirse como un término computacional referido a una subrutina utilizada para establecer la rutina total de un programa u otra rutina. Ambas se refieren a un elemento que une o coordina a otros elementos.

(2) Discrete” en el original, puede traducirse también como aquellas variables que no tienen continuidad entre ellas, que no pueden ser fraccionadas, lo que me parece corresponde al sentido de la frase.

(3) “Will to move” en el original. Desear moverlo aplicando la voluntad.

(4) Ver el Himno del Universo de Teilhard de Chardin: Y el significado de eso no es, que, en última instancia, la “planetización” de la Tierra presuponga solamente para su propio desarrollo la contracción de ella, la organización y condensación del pensamiento humano, sino también un tercer factor, la elevación sobre nuestro horizonte interno de algún centro cósmico psíquico, algún polo supremo de consciencia hacia el cual deberán converger todas las consciencias elementales del Mundo y donde éstas puedan amarse unas a otras: para expresarlo mejor, el ensalzamiento de un Dios.

(5) Recuerda a Teilhard de Chardin. Ver El Fenómeno Humano, cap. final: La Esencia del Fenómeno Humano (Un Mundo que se Enrolla o La Ley Cósmica de Complejidad-Consciencia).

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]
Más en Cosmología
Espíritu, Mente y Materia en la Física contemporánea

Sin ninguna duda, es la física quien aprovechará mejor el nuevo conocimiento del universo. Pero...

El Holograma, Modelo del Universo

Cerrar