Subía lentamente, algo encorvado por el peso de la cruz, pero contento, muy contento. El encuentro con aquel forastero que le había confiado el secreto del Anciano de la Montaña, le tenía muy feliz.

leer más