Al sostener las varas de aquilea, se comienza a aplicar el juicio de un hexagrama a una situación que se consulta, luego se deduce una línea de acción. El método consiste en relacionar dos acontecimientos que no tienen en apariencia ningún vínculo: un hecho exterior debido al azar, (el hexagrama), y un hecho psíquico fuertemente emocional, (la cuestión a resolver).

Para nuestra mentalidad analítica y racional, es difícil aceptar algún lazo causal o explicación, para que el estado psíquico del consultante “coincida” con la situación descrita por un hexagrama, sin embargo, la mentalidad china, es capaz de ver todos los detalles que pueblan su universo mental, sean éstos lógicos o fortuitos. El hecho es que en la respuesta “siempre” hay una coincidencia significativa o sincronicidad. Esto es así porque cada acontecimiento, (objetivo o subjetivo), tiene un sentido y permite la existencia de una relación invisible desconocida. La interpretación de los hexagramas se articula sobre la trama de esa relación invisible, (entre el hombre y el cosmos) de esa coincidencia en un instante. Ta Chuang expresa:

Toma de entrada las palabras,
Reflexiona sobre el sentido.
Luego las leyes fijas se revelan
Si no eres el hombre que hace falta
El sentido no se abre para ti.

El oráculo tiene sentido, sólo para quien está realmente implicado en el problema y comprende la naturaleza del simbolismo del Tao.

Los autores del I Ching comprendieron la necesidad de trazar un camino que uniera la vivencia metafísica, la experiencia trascendente con aquel ámbito de lo regulado, de lo cotidiano, de lo ineludible del hombre.

Richard Wilhelm

Extractado por Elisa Aliaga de:

R. Wilhelm. – Ching .-Editorial Sudamericana
R. Wilhelm. – La Sabiduría del I Ching.-Ed. Guadarrama

Más en Tarot - I Ching
Jung y el Tarot

Sallie Nichols.- Editorial Kairós He aquí un libro innovador que ofrece una detallada y penetrante...

Combinaciones con el Tarot

Dorothy Kelly Edaf Por primera vez una guía que nos muestra el significado de más...

Cerrar