a) hay algunas etapas vividas que él haya dejado incompletas, aunque hoy se encuentre en la etapa correcta?

b) qué puede hacer para regresar, llenar esos espacios vacíos y recuperar esa energía?

c) Conoce a alguien que se haya atascado en una etapa anterior de su vida y haya dejado de crecer en dicho punto?

d) le sucedió a él lo mismo? En caso afirmativo

e) cómo salir de ese atolladero y recuperar el tiempo perdido?

f) Le asusta la futura vejez y observa con ansiedad posibles síntomas de decadencia física, emocional, mental?

VEJEZ
De 63 a 70 años.

La encarnación de ideas en una nueva profesión o en el retiro, según la vocación. La consciencia de una misión espiritual comienza a tomar forma. La persona se vuelve un protagonista y toma su lugar público para cumplir ésta misión en el plano de la sociedad.

En el aspecto negativo, esta etapa puede ser de aburrimiento, vacío y futilidad.

a) Está desempeñando un rol de utilidad social?

b) Se le presenta la oportunidad de hacerlo y no la aprovecha?

De 70 a 77 años.

Ayudar a otros como un amigo para participar en la civilización, después de la implementación pública de sus ideas. El individuo debe ahora moverse y comunicar sus ideas para que éstas sean de valor para otros. Esta es la etapa en la que se logran las últimas expresiones creativas, mientras el individuo se percata de que sus dones son para la humanidad tan sólo una pequeña contribución, una pequeña parte de una gran civilización.

a) Está actuando como un Guía para quienes sigan un camino de crecimiento ?

b) O se refugia en recuerdos de etapas juveniles, o posibles logros y vagos ideales del pasado?

De 77 a 84 años.

En ésta última etapa, el individuo que haya seguido un camino de crecimiento interior se transforma en un depósito de luz. Todos los estados de consciencia se integran en la consciencia pura. El cerebro y el chi, se activan por completo en un balance perfecto y se alcanza el Ser interno. La persona que logre llegar a ésta última etapa de completa sabiduría puede ahora ayudar a otros, convirtiéndose en un ejemplo de vida con su presencia y su Ser. Él se ha vuelto un puente con el más allá, un ancestro. Este es el momento en el que el hombre cruza el umbral entre la vida y la muerte; es la preparación para la muerte del cuerpo y la culminación del viaje del alma. El individuo sirve como una fuente de inspiración y como un puente que conecta al más allá.