El psicólogo David Wechsler ha señalado que la inteligencia es la capacidad global del individuo para actuar con finalidad, para pensar racionalmente y para entenderse de un modo efectivo con su medio ambiente.

William ]ames, en una de sus obras, pone en duda de que el hombre ejercite al máximo su mente. Al respecto escribió: Si pensamos en todo lo que deberíamos ser, llegaremos a la conclusión de que estamos despiertos a medias. Sólo aprovechamos una parte pequeña de nuestros recursos mentales.

Todo el talento que poseo – dijo Alexander Hamilton – consiste en que, cuando me ocupo de un asunto, lo estudio profundamente. Día y noche lo tengo delante de mí. El esfuerzo que he realizado es lo que la gente se complace en considerar fruto del talento, pero sólo es fruto del trabajo y la reflexión.

Para Spencer, la inteligencia era el permanente proceso de adaptación interna del organismo a las condiciones cambiantes del medio externo.

Piaget consideró la inteligencia como un proceso complejo y evolutivo de adaptación al medio, determinado por estructuras psicológicas que se desarrollan en el intercambio entre el niño y su ambiente. La consideraba un proceso selectivo. Según él, en la evolución de la especie humana, durante millones de años sobrevivieron los más inteligentes.

John EccIes y Karl Popper aluden a la existencia de tres mundos: el biológico cerebral y corporal, el de la mente que se experimenta a sí misma por dentro, y el mundo externo de las creaciones objetivadas de la mente. Se trataría de tres realidades de distinto tipo que se fusionan para hacer posible el funcionamiento de la inteligencia.

Thorndike, uno de los padres de la psicología, pensaba que existía sólo una clase de inteligencia hecha por asociaciones de aprendizaje, la que actuaba gracias a la capacidad de abstracción, generalización, uso de relaciones, selección de juicios y raciocinios, así como de la facilidad de salir adelante de situaciones nuevas e inesperadas.

Jennsen y Gagné hablaron de aprendizaje acumulativo y propusieron una serie de etapas para el desarrollo intelectual: relaciones y conexión estímulo-respuesta, asociación verbal y motora, discriminación de conceptos y reglas simples de razonamiento.