Aunque el tema de la Jerarquía oculta del planeta es de interés profundo para todo hombre, su verdadero significado no será comprendido hasta que los hombres no reconozcan tres cosas que están relacionadas con él:

1 La Jerarquía de Seres Espirituales (5 Reino o Reino de Dios) representa una síntesis de fuerzas y energías conscientemente manejadas para el progreso del sistema planetario.

2 Estas fuerzas y energías, manifestadas en nuestro planeta por medio de las grandes personalidades que componen la Jerarquía, la enlazan a ella y a todos los que la componen con la Jerarquía Superior llamada Solar. Nuestra Jerarquía es una miniatura de la síntesis mayor de aquellas entidades auto conscientes que actúan, controlan y se manifiestan por medio del Sol, de los siete planetas sagrados y de los demás planetas mayores y menores que componen nuestro sistema solar.

3 La Jerarquía tiene cuatro líneas de acción predominante que son:
a) desarrollo de la auto consciencia en todos los seres humanos.
b) desarrollo de la consciencia en los tres reinos inferiores: mineral, vegetal y animal.
c) transmisión de la voluntad del Logos Planetario.
d) servir de ejemplo a la Humanidad.

El Trabajo de la Jerarquía

a) Desarrollo de la auto consciencia en todos los seres humanos.
La Jerarquía trata de proporcionar las condiciones adecuadas para que se desarrolle la auto consciencia en todos los hombres. Esto lo realiza a través del servicio, la enseñanza, el sacrificio y la renunciación, y por medio de la afluencia constante de la luz en sentido esotérico que emana de ella. Es realmente “la luz del mundo”.

Este quinto reino constituido por la Jerarquía se alcanza por medio del control y pleno desarrollo del quinto principio o mente y su transmutación en sabiduría. Lo cual es literalmente la inteligencia aplicada a todos los estados mediante la utilización plena y consciente de la facultad del amor discriminatorio.

b) Desarrollo de la consciencia en los tres reinos inferiores: mineral, vegetal y animal.
En el reino mineral el trabajo de la Jerarquía va dirigido al desarrollo de la actividad discriminatoria y selectiva. La característica de toda materia consiste en un cierto tipo de actividad y desde el momento en que esta actividad se propone la construcción de nuevas formas, aunque sean las más rudimentarias, se manifiesta la facultad de discriminar: tercer aspecto del Logos (actividad inteligente).

En el reino vegetal se agrega a esta facultad, la facultad de respuesta a la sensación, rudimentaria condición del segundo aspecto del Logos.

En el reino animal se intensifican estas cualidades y se agregan el propósito y la voluntad en estado embrionario. Lo llamamos instinto hereditario pero es el rudimento del primer aspecto del Logos.

En el ser humano se sintetizan estas tres líneas de desarrollo y llegan a su plena fructificación. El es inteligencia activa manifestada, es amor y sabiduría incipientes aunque ello no sea más que la meta para
su esfuerzo, y está en él la voluntad embrionaria inicial que llegará a su pleno desarrollo después de que haya entrado al 5 reino.

En ese reino se tiene que desarrollar la consciencia grupal, la cual se manifiesta en la plena floración de la facultad amor-sabiduría.

c) Transmisión de la voluntad del Logos Planetario.
Estos Grandes Seres son transmisores de la voluntad del Logos Planetario y, a través de él de la voluntad del Logos Solar para hombres, devas o ángeles.

Todo sistema planetario, también el nuestro, son centros de energía en el cuerpo del Logos Solar, expresando cada planeta un tipo particular de energía. En el caso de nuestro Logos Planetario la energía que él está llamado a incorporar es un secreto de iniciación porque dicho conocimiento encierra un peligro
y la humanidad actual aún no posee consciencia grupal y, por lo tanto, no se puede esperar que trabaje, piense, proyecte y actúe para el grupo. El hombre es aún demasiado egoísta, aunque no hay motivo para desanimarse por ello. La consciencia grupal es ahora algo más que una utopía pues la fraternidad y el reconocimiento de sus obligaciones empieza a penetrar en la consciencia de los hombres. Tal es el trabajo de la Jerarquía de la Luz, demostrar a los hombres el verdadero significado de la fraternidad y fomentar en ellos la respuesta al ideal que existe en estado latente.

d) Servir de ejemplo a la Humanidad.
Este punto que tienen que conocer los hombres y aceptar como hecho fundamental es que esta Jerarquía está compuesta por aquellos que han triunfado sobre la materia y han llegado a la meta por el mismo camino que enseñan hoy a los individuos.

Estas personalidades espirituales, estos Adeptos (4a iniciación) y Maestros (5a iniciación) han luchado
por obtener la victoria y el control en el plano físico y se han enfrentado con las miasmas, brumas, peligros, perturbaciones, angustias y dolores de la vida diaria. Han hollado todas las etapas del sendero del sufrimiento, han sufrido toda clase de experiencias, han superado todas las dificultades y han triunfado. Estos Hermanos Mayores de la raza han sufrido la crucifixión del yo personal y conocen la absoluta renunciación de permanecer en este planeta, postergando su propia evolución con tal de cooperar con los planes del Logos Planetario.

No hay ninguna fase de agonía, ningún sacrificio consumado, ninguna Vía Dolorosa por la que no hayan pasado y en esto radica su derecho a servir y el poder de su demanda.

Estos Hermanos Mayores se caracterizan por un persistente amor que actúa siempre en bien del grupo; por un conocimiento adquirido en el transcurso de millares de existencias durante las cuales se abrieron camino desde el fondo de la vida y de la evolución (ser material) hasta llegar a la cima; por una experiencia basada en el tiempo mismo y en una multiplicidad de reacciones e interacciones del yo inferior; por un valor que es el resultado de esa experiencia y el producto de épocas, afanes, fracasos y renovados esfuerzos los cuales al fin les dieron el triunfo y les permitieron colocarse al servicio de la humanidad; por un propósito luminoso, inteligente y solidario, ajustado al grupo y al Plan de la Jerarquía y adaptado a la finalidad del Logos Planetario.

Cuando los hombres comprendan estos cuatro hechos enumerados y sean establecidos como verdades en la consciencia de la humanidad, podremos esperar el advenimiento del ciclo de paz, reposo y rectitud que se predice en todas las escrituras sagradas del mundo. El Sol de la justicia iluminará al mundo y la paz más allá de toda comprensión reinará en el corazón de todos los hombres.

Estas afirmaciones sobre la Jerarquía Oculta despiertan la curiosidad y el interés pero sólo puede darse una información general al comienzo del aula de la Instrucción.

Las religiones de todas las razas incluyendo la cristiana, dan indicaciones que aparentemente corroboran estas ideas. Aceptémoslas como hipótesis comprobantes de la consumación del progreso evolutivo en el hombre y de su actuación para lograr la perfección. Busquemos pues la verdad hasta vivenciarla como un hecho de nuestra propia consciencia; toda fe religiosa expone la creencia de que los que buscan con fervor encuentran lo que buscan, por lo tanto, busquemos hasta que nuestra investigación nos lleve poco a poco a conseguir que la luz de la verdad nos ilumine el corazón y el cerebro. Así comprenderemos que el proceso de evolución ha dado por fruto el traer sucesivas expansiones de consciencia hasta llegar a la iluminación. Las iniciaciones y el 5 reino ya no serán una quimera o una utopía sino un hecho establecido en la consciencia del que hizo el esfuerzo por cerciorarse por sí mismo.

La aparición de la Jerarquía en el planeta Tierra
Hace unos 18 millones de años en la mitad de la época lemuriana, la tierra estaba poblada por hombres animales, los ejemplares más perfeccionados del 3er reino con un poderoso cuerpo físico, un cuerpo astral coordinado en sus sensaciones y un germen incipiente de mente rudimentaria al estilo de los mamíferos más desarrollados en la actualidad (perros, gatos, caballos, delfines). Había llegado a ser un receptáculo apropiado para la entrada de las entidades auto conscientes (mónadas) que habían esperado precisamente esa oportunidad durante largas edades. El reino humano, o 4 reino, vino a la existencia y el hombre, o yo inferior, comenzó su carrera. Este acontecimiento es lo que se llama individualización.

Junto con esto vinieron a la tierra 105 Grandes Seres Espirituales o “Kumaras”, desde el planeta Venus y fundaron la Jerarquía de los Hermanos de la Luz. Se distribuyeron las funciones y los procesos de evolución de todos los sectores de la naturaleza quedaron bajo la sabia y consciente guía de esa Fraternidad inicial.

Uno de los Kumaras, Sanat Kumara, quedó hasta hoy como el representante del Logos Planetario en la tierra. Es el Señor del Mundo, el Sumo Avatar, el Anciano de los Días, Melquisedec, el Joven de los Veranos Eternos. Junto con otros 6 kumaras constituyen la Cámara del Concilio, autoridad máxima de la Jerarquía entonces y ahora. Existen en un lugar llamado Shamballa situado en el plano etérico sobre el desierto de Gobi.

Durante millones de años el progreso del género humano fue lento, razas diferentes aparecieron y desaparecieron antes de que fuese posible de que seres humanos pudiesen reemplazar a los grandes seres venusianos que habían venido a colaborar a este planeta.

En la mitad de la cuarta raza raíz, la atlante, una parte de los kumaras fue llamada a desempeñar otras tareas a otros lugares del sistema solar. Esto produjo una serie de cambios en la Jerarquía y por primera vez se hizo el intento de dar una oportunidad a aquellos humanos más avanzados. En la Cámara del Concilio del Señor del Mundo se tomaron tres decisiones:

1) Cerrar la puerta por donde los hombres animales pasaban al 4 reino, no permitiendo que las mónadas existentes en planos superiores siguieran apropiándose de cuerpos. Esa era la puerta de la
individualización y está cerrada hasta hoy.

2) Abrir otra puerta y permitir que aquellos miembros de la familia humana que hubiesen hecho méritos suficientes ingresaran a la Jerarquía en el peldaño más inferior, produciendo una serie de ascensos en el resto. Esta puerta se llamó el Portal de la Iniciación y quedó abierta para la humanidad hasta hoy.

3) Se decidió trazar una línea bien definida entre las fuerzas de la materia y las del espíritu. Fue recalcada
la innata dualidad de toda manifestación a fin de enseñar a los hombres cómo liberarse por sí mismos de las limitaciones del 4 reino y así poder pasar al 5 reino o espiritual. El problema del bien y del mal, de la luz
y de la oscuridad, de lo correcto y lo incorrecto fue proclamado únicamente en beneficio de la Humanidad con el fin de capacitar a los hombres para romper las cadenas que los aprisionaban y lograr la liberación espiritual. Este problema del bien y del mal no existe en los reinos inferiores ni en aquellos que han trascendido el 4 reino.

El hombre tiene que aprender a través de la experiencia y del dolor el hecho de la dualidad de toda existencia. Una vez experimentado esto, elige lo que se relaciona con el espíritu en forma plenamente consciente y aprende a centrarse en ese aspecto.

La Jerarquía aprovechó de este modo la facultad discriminatoria de la mente para que el hombre, por el equilibrio de los pares de opuestos, alcanzara su meta y hallara el camino de regreso a la fuente de origen.

Esta decisión condujo a la gran lucha de la civilización atlante que culminó con la destrucción provocada por ese diluvio a que se refieren todas las escrituras sagradas. Las fuerzas de la Luz y las de la Oscuridad se enfrentaron y esto persiste aún como se pudo ver en la Segunda Guerra Mundial.

La Estructura de la Jerarquía.

La Cámara del Concilio:
Colaborando directamente con Sanat Kumara hay tres Kumaras llamados Budas de actividad. Estos cuatro Grandes Seres (mónadas en evolución cósmica) representan la voluntad activa, amorosa e inteligente que rige el planeta y son el canal de la energía que fluye de nuestro Logos Planetario.

Más en El Tibetano, D.K.
El Discernimiento

La palabra discernimiento proviene del latín cemere que significa escoger, en el sentido de seleccionar,...

El Propósito de la Forma

Podemos definir la forma de muchas maneras. A continuación expondremos algunas de ellas: la forma...

Cerrar