La Jerarquía aprovechó de este modo la facultad discriminatoria de la mente para que el hombre, por el equilibrio de los pares de opuestos, alcanzara su meta y hallara el camino de regreso a la fuente de origen.

Esta decisión condujo a la gran lucha de la civilización atlante que culminó con la destrucción provocada por ese diluvio a que se refieren todas las escrituras sagradas. Las fuerzas de la Luz y las de la Oscuridad se enfrentaron y esto persiste aún como se pudo ver en la Segunda Guerra Mundial.

La Estructura de la Jerarquía.

La Cámara del Concilio:
Colaborando directamente con Sanat Kumara hay tres Kumaras llamados Budas de actividad. Estos cuatro Grandes Seres (mónadas en evolución cósmica) representan la voluntad activa, amorosa e inteligente que rige el planeta y son el canal de la energía que fluye de nuestro Logos Planetario.

Los otros tres Kumaras actúan esotéricamente y, en forma incomprensible para nosotros, canalizan tipos de Energía extraplanetarias.

Además existen otros cuatro Grandes Seres (mónadas en evolución cósmica) que son los representantes de los cuatro Señores del Karma del Sistema Solar y tienen relación con:

1) La distribución del karma o destino humano en lo que afecta a los individuos, y a través de ellos a los grupos.

2) La manutención de los registros akásicos, “las anotaciones en los libros” de la que habla la Biblia.

3) La participación en los concilios solares. Sólo ellos tienen derecho a pasar más allá de la periferia del esquema planetario y participar en los concilios del Logos Solar. Representan a nuestro Logos Planetario en todo lo que le concierne dentro del esquema mayor, el Solar, del que forma parte.

Con ellos cooperan grandes grupos de iniciados y de devas que se ocupan del correcto ajuste del karma mundial, racial, nacional, grupal e individual. Traen a su debido tiempo las encarnaciones de los Egos según los diferentes rayos.

Los otros miembros de la Jerarquía se dividen en tres grupos o departamentos principales y cuatro subsidiarios, estando presididos los grupos principales por uno de aquellos a quienes llamamos los tres Grandes Señores (7a iniciación).