En esta relación no hay nada que se pueda reconocer positivamente, pues nada podemos decir sobre los contenidos del Sí-mismo. El yo es el único contenido del Sí-Mismo que conocemos. El yo individuado se siente como objeto de un sujeto desconocido y super-ordenado.

Creo que la comprobación psicológica llega con esto a su fin extremo, pues la idea de un Sí-Mismo ya es en sí un postulado trascendente que, si bien puede justificarse psicológicamente, no se puede demostrar de un modo científico.

El paso hasta más allá de la ciencia es una exigencia incondicional del desarrollo psicológico aquí escrito, porque sin este postulado yo no sabría explicar suficientemente los procesos psíquicos que tienen lugar en forma empírica. El Sí-Mismo pretende, pues, cuando menos, el valor de una hipótesis parecida a la de la estructura de los átomos. Y si incluso aquí nos hallamos dentro de una imagen, ese Sí-Mismo es, en cambio, una cosa formidablemente viva, cuya interpretación no puedo lograr con mis posibilidades. No dudo de que sea una imagen, pero es una imagen en la que nosotros mismos estamos contenidos.

C. G. Jung

Extractado por Farid Azael de
J. G. Jung.- El Yo y el Inconsciente.-
Editorial Luís Miracle S. A.- Barcelona

Más en Jung
Conversando sobre Jung

El público lector de Jung conoce a María Luisa von Franz por la colaboración esencial...

El Yo, arquetipo de la Individuación.

Jung subraya que el Yo puede representar a Dios en nuestra psique, es la imagen...

Cerrar