1

 

Sombra, Polaridad y Esencias Florales:

Las esencias florales son  una expresión de la integración de polaridades en nuestra psique, tal como lo ha entendido la alquimia y la Psicología Analítica Jungiana.

El concepto acuñado por C.G. Jung de “Sombra” por una lado definido como la totalidad de lo inconsciente que al igual que Freud define el inconsciente como todo aquello que cae fuera de la consciencia, Jung mantiene el mismo postulado adaptándolo a su propio corpus teórico, en el que el inconsciente tiene además de la dimensión personal, una colectiva, el “inconsciente colectivo”.

En segunda instancia, la Sombra se designa al aspecto inconsciente de la personalidad, caracterizado por rasgos y actitudes que el Yo consciente no reconoce como propios.  Es  la suma de todas las disposiciones psíquicas personales y colectivas que no son asumidas por la consciencia por su incompatibilidad con la personalidad que predomina en nuestra psique. Estos contenidos rechazados no desaparecen, y cuando cobran cierta autonomía se constituyen en un agente antagonista del yo, que mina los esfuerzos de éste. Por otra parte, en la conciencia también se produce en ocasiones una sensación de desequilibrio, producida por la añoranza de aquello que no aceptamos o no sabemos encontrar en nosotros mismos: de ahí el carácter marcadamente ambivalente de lo inconsciente, que según los casos puede actuar tanto como recuerdo antagónico, que pone de manifiesto las carencias del yo consciente como en alivio compensatorio de esta misma insuficiencia.

Al igual que Bach, Jung pensaba que el trabajo de hacer consciente nuestra naturaleza es una tema de cuestión moral, una suerte de metanoia el transformar nuestra actitud para poder mirar directamente a los ojos de la sombra, es decir, a nuestros propios ojos.   La idea de que, para vivir una existencia auténtica, es necesario afrontar lo mejor y lo peor que hay en nosotros.  Esta idea no es nueva, son muchos los teólogos y filósofos de diversas tradiciones que han subrayado la realidad oculta de nuestra naturaleza y su valor implícito.