Willow:   Resquemor, victimización, amargura.  Se siente víctima del destino. Resentimientos.  “Para quienes han sufrido una adversidad o una desgracia y les resulta difícil aceptarla sin quejas o resentimientos, pues juzgan la vida por el éxito que aporta”.

Rescue Remedy: crisis, urgencia.

 

housev

 

El Dr. Edward Bach continuó trabajando y dando conferencias mientras que a la vez entrenaba a sus asistentes, para que pudieran continuar su trabajo.  Una vez que hubo desarrollado los 38 remedios, supo que no hacían falta más, ya que cubrían todos los estados negativos mentales que provocaban la enfermedad.

El 27 de noviembre de 1936 murió mientras dormía, contento de haber completado su misión.   Entregó la responsabilidad de continuar su labor a sus amigos y colegas, a quienes había formado.  También pidió que en su hogar quedara la fuente de sus descubrimientos, el Centro Bach de Mount Vernon.   Allí se siguen preparando los remedios, según sus indicaciones.

 

3

 

El Hombre, un ser con Alma:

Bach postuló la existencia de una polaridad básica entre dos instancias:  el alma y la personalidad.  El alma es lo permanente, lo inmortal, la energía esencial, lo trascendente y la personalidad, lo transitorio, lo mortal, el accidente y lo inmanente.    La meta del alma es alcanzar la perfección.  Perfección equivale al despliegue de las potencialidades, a la individuación o realización.

El camino para tal fin consiste en el recorrido de un proceso de evolución que finaliza al alcanzar la perfección.

Este proceso de evolución va desde la falta a la completud, del error a la verdad, de la ignorancia al conocimiento y del defecto a la virtud.

El hombre posee un alma que es su ser real y que tiene una función rectora.  Ella dirige y ordena nuestra vida y es también  la esencia de lo que somos y su “naturaleza invencible e inmortal” es consecuencia de que ella es una “chispa del Todopoderoso”.   Como podemos ver, algunos autores vinculan el alma con el Yo Superior.  Bach la denomina “nuestro Ser Divino”, “nuestro Ser Superior”, “nuestro Ser Real”, de modo tal que acentúa el carácter de ser que posee el alma.