El siguiente punto de la línea es el tan tien, tal como se denomina en chino. Es el punto del que parten todos los artistas marciales cuando actúan, de donde extraen la fuerza necesaria para romper el hormigón. Parece ser una bola de fuerza o un centro de existencia, de unos 6 cm. de diámetro. Está situado unos 6 cm. más abajo del ombligo. Tiene una membrana dura a su alrededor, lo que le da el aspecto de una bola de caucho. Puede tener un color dorado. Se trata de un centro de voluntad. Es su voluntad de vivir en el cuerpo físico. Contiene la única nota que mantiene el cuerpo físico en su manifestación física.

Es mediante su voluntad y esa única nota que usted ha extraído un cuerpo físico del cuerpo de su madre, la Tierra. Es también a partir de este centro que los sanadores pueden conectarse a un gran volumen de fuerza para regenerar el cuerpo, a condición de que el sanador arraigue la línea del hara a las profundidades del núcleo fundido de la Tierra. Cuando su línea del hara se extiende hacia el interior de la Tierra, los sanadores pueden acumular una gran fuerza. Cuando se utiliza con fines curativos, el tan tien puede adoptar un rojo intenso y ponerse muy caliente. Esto es lo que se entiende por arraigarse en el nivel del hara. Cuando sucede esto y el tan tien se vuelve rojo, los sanadores sienten un intenso calor por todo su cuerpo.

En cuanto usted haya establecido una intención clara en el nivel del hara, sus acciones en los niveles aural y físico le aportarán placer. Cuando hay una disfunción a nivel del hara puede provocarse una enfermedad por intenciones confusas, mixtas u opuestas, y por la desconexión respecto a la misión en la vida de esa persona. Muchas personas, sobre todo en las regiones del mundo más modernas e industrializadas, se arrastran sufriendo un intenso dolor espiritual porque ignoran que tienen un objetivo en la vida. No comprenden por qué sienten dolor. No saben que existe una cura para este tipo de dolor espiritual. La desconexión respecto al objetivo más profundo de la vida se muestra en el nivel del hara, y puede remediarse desde este mismo nivel.