Definición del Hatha Yoga:

La palabra Hatha está formada de las voces sánscritas Ha que significa Sol y Tha que significa Luna, Por lo tanto, Hatha es la conjunción de ambos luminares, Por Sol se entiende el principio positivo, activo, masculino de la creación y, por consiguiente, también del hombre. Y por Luna se entiende el principio negativo, pasivo, femenino. Hatha es así la unión consciente de los principios que constituyen la dualidad básica del hombre: espíritu- materia.

Desde un punto de vista experimenta, podemos intentar definir el Hatha Yoga diciendo que es la técnica de integración o unificación natural del hombre mediante:

– la progresiva purificación del cuerpo,
– el desarrollo de sus potencialidades,
– la perfección de su funcionamiento, y
– la creciente integración de la mente con él.

De tal modo que, mediante la regulación voluntaria del ritmo y del tono fisiológico, se determinan automáticamente ciertos estados de consciencia deseados, y, viceversa, dado un estado mental determinado, el cuerpo responde con una adaptación perfecta e inmediata, tanto en su funcionamiento interno como externo.

En relación con los demás Yogas, el Hatha Yoga ocupa un lugar muy peculiar, Unos lo miran como algo inferior, debido al énfasis que pone en el perfeccionamiento del cuerpo físico. Otros lo consideran como una ayuda buena, aunque no indispensable, para llegar a las etapas profundas de interiorización. En fin, algunos lo ven como un paso absolutamente necesario para que el trabajo posterior sobre la mente sea total y permanente.

Nosotros pensamos que la utilidad y rendimiento del Hatha Yoga depende principalmente del modo como
se haga, en especial de la mayor o menor aplicación total del sujeto a su ejecución. Cuando se hacen intervenir todas las funciones psicológicas en un ejercicio físico, es evidente que, además del mejor resultado físico obtenido, se produce una transformación y desarrollo de dichas funciones psicológicas. Por eso es tan importante y fundamental aprender el porqué de cada ejercicio, ya que algunas posturas que parecen muy sencillas e inocuas pueden producir unos resultados asombrosos, si se hacen en la forma correcta. También se explica que muchas personas hayan dedicado bastante tiempo a practicar el Hatha Yoga y no hayan obtenido sino algunos efectos puramente físicos, como en cualquier otra clase de gimnasia occidental.