jalaluddin
 


Qué se puede hacer, oh musulmanes? pues no me reconozco.
No soy cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán.
No soy de Oriente, ni de Occidente, ni de tierra firme, ni del mar.
Mi lugar es el No-lugar, mi huella es la No-huella.

No soy cuerpo ni alma, pues pertenezco al alma del Amado.
He renunciado a la dualidad, he visto que los dos mundos son uno.
Busco al Uno, llamo al Uno: oh, Señor! si una vez en mi vida
lograra un momento contigo, pisotearía ambos mundos
y danzaría triunfante por siempre.

Jalaluddin Rumi
Más en Reflexiones
“Mi Arbol de Amigos”

Refelexión del mes: Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por el simple...

La vida en relación

El calor humano permite la apertura.   Simplemente, descubres que todos los seres humanos son...

Cerrar