san francisco
Haz de mí un instrumento de tu paz,
que donde hay odio ponga yo amor,
donde hay ofensa ponga yo perdón,
donde hay discordia ponga yo unión.

Oh, Maestro, que no me empeñe tanto
en ser consolado, sino en consolar,
en ser comprendido, sino en comprender,
en ser amado, sino en amar.

Porque dando siempre se recibe,
perdonando se alcanza el perdón

San Francisco
Más en Reflexiones
Inmutable como una Montaña

En el ahora, tú eres a la vez lo que se mueve y lo inmóvil....

Cultivo una Rosa blanca

Cultivo una rosa blanca, en julio como en enero, para el amigo sincero que me...

Cerrar