La mente no agota sus posibilidades en la condición que distinguimos como una continua y laboriosa actividad del pensamiento. La consciencia y el estrato más profundo de la mente, no dependen de los cinco sentidos corporales. En el dormir, hay un tipo particular de consciencia, un tipo de mente que desarrolla una actividad subterránea durante la noche, la que le permite ofrecer a la consciencia al día siguiente, un resultado acabado.

Personas de las diferentes gamas del conocimiento, pueden resolver problemas, aparentemente insolubles, gracias a esa mente. Ese tipo particular de mente actúa por debajo del umbral del pensamiento corriente,
es la fuente de grandes inspiraciones artísticas y decisiones intuitivas trascendentes, posee una maravillosa consciencia de sí misma. Se debe admitir que hay dos tipos de consciencia, la cotidiana y otra, misteriosa, recóndita y completamente desconocida.

Paul Brunton

Extractado por Elisa Aliaga de
Brunton, Paul.- La Sabiduría del Yo Superior.- Editorial Kier