En la respiración, la inhalación es el crecimiento, la exhalación es el decaer. La pausa entre ambas es el existir. La respiración errónea puede hacernos adquirir hábitos indeseables al bloquear los sentimientos.

Debe ser una respiración abdominal y diafragmática para relajar el plexo solar. La atención en la respiración nos retrotrae al momento presente y como consecuencia nos contacta con nuestro ser interior. Nos relaja, muy principalmente, durante la exhalación. También nos aquieta la mente y consigue que uno se retire de los problemas con el pensamiento, es por esto un arma excelente contra el estrés.

Técnica de respiración consciente:
Para comenzar a hacerlo, conviene buscar un lugar tranquilo y sin distracciones. Sentarse en posición cómoda con la espalda erguida. Relajar el cuerpo, dejar caer las manos sobre los muslos. Ojos cerrados
o entreabiertos, a elección.

Se lleva la atención a la respiración, observando la entrada y salida del aire, la que produce el movimiento del abdomen – el que sube al inhalar y baja al exhalar – y las aletas de la nariz, que se dilatan y se contraen.

Mientras se respira, primero llevar la atención a los pensamientos, sentimientos y/o sensaciones corporales que vienen y van. En seguida llevarla a la respiración, con naturalidad, sin forzarla.

Al atender los pensamientos, primero explorarlos reconociéndolos, contándolos, observando cómo se transforman cuando se les presta atención. Luego, volver la atención a la respiración. Igual procedimiento se emplea con los sentimientos y las sensaciones.

Si la mente está errante, observar: Qué se piensa? Dónde está ese pensamiento? Presente, pasado? Está lamentándose? Qué sentimientos acompañan a esos pensamientos? Qué sensaciones? Qué se experimenta corporalmente?

Volver a la respiración. Durante la inhalación y la exhalación llevar la mente (consciencia- atención), al propósito y al momento. Sólo observar. Repetir los pasos cuantas veces se necesite.

Si se efectúa la práctica diariamente, la experiencia se puede aplicar más adelante en todo tipo de actividad. Nos permite siempre regresar al ahora.