Procedimiento

El primer paso es de carácter negativo, la verificación cada cierto tiempo o la eliminación del campo de la consciencia de otras funciones que generalmente tienen una actividad espontánea e ininterrumpida. Constantemente sensaciones percibidas del mundo exterior o del interior del cuerpo interfieren en el campo de la consciencia; con las reacciones emocionales sucede lo mismo, y, a menudo, la mente está sobreactiva e indisciplinada. Todos estos obstáculos, llenan el campo de la consciencia, y hacen que la entrada o el reconocimiento de las intuiciones se haga imposible o muy difícil. Por esto es necesario llevar a cabo lo que podríamos llamar una limpieza psicológica del campo de la consciencia. Dicho metafóricamente, es preciso asegurarse que la pantalla de proyección esté limpia y blanca. Esto permite
en el sujeto una receptiva apertura de la consciencia hacia – o un llegar activo a – esa verdad o sector de la realidad con el cual él busca entrar en contacto para la solución de un problema humano o de conocimiento. El segundo paso es entonces posible, en él se espera pacientemente el resultado de la aproximación, este acercamiento que en casos exitosos llega a ser un contacto y aún una identificación del sujeto con la experiencia de la realidad o de la verdad buscada.

En este proceso enfatizamos la necesaria cooperación de la voluntad: deus ex machina. En toda técnica el dios está detrás de la máquina y aquí es la voluntad. Así como en la primera parte del procedimiento, que decía relación con el aquietamiento o limpieza de la consciencia, hay una acción consciente y activa de la voluntad, así también en la segunda parte, la de la relajación y de tranquila espera, la voluntad continúa funcionando, aunque en forma más sutil, es decir, como permaneciendo en el trasfondo. Esto es así porque, para mantener una actitud de relajación y aquietamiento – no algo que sea puramente pasivo – la voluntad es todavía necesaria, para actuar, metafóricamente, como el observador en la puerta de la consciencia que evita el acceso a intrusos.