Indicaciones y su aplicación

La aplicación general es para casos en donde el paciente está buscando obtener conocimiento en su más completo sentido psicológico. Sólo la intuición entrega un conocimiento psicológico completo de nosotros mismos y de las demás personas. Siempre que uno quiera llegar a una verdadera comprensión de la esencia de la cualidad específica de un ser humano, o de un grupo, o de relaciones humanas, el uso de la intuición es indicado y aún necesario.

Un campo general para su aplicación es en la evaluación, porque una evaluación profunda es a menudo el resultado de una percepción intuitiva de la esencia o propósito de una persona, de una actividad, o de una situación. Entonces, así como con cualquier otra intuición, esta evaluación debe ser verificada y examinada a través de otras funciones, como la de un análisis crítico; pero uno podría decir que la intuición es el órgano específico de la función psicológica para lograr una comprensión y una evaluación correcta.

Otro amplio campo de aplicación es en las ciencias. También puede ser usada para encontrar la verdad por medio de la síntesis, una verdad que tenga un valor universal o general, como sería un principio, una ley, o un método o procedimiento, aún si es aplicado en un problema específico.

De acuerdo a indicaciones específicas hay que recordar que lo primero es el psicoterapeuta. No se puede concebir a un terapeuta verdadero y exitoso que no haya desarrollado y que no use la intuición. Por esta razón, a esta técnica se le debería dar una atención especial en toda psicosíntesis que sea didáctica. Y por supuesto esto también es aplicado a los educadores tanto como a los terapeutas. En relación a la educación, los niños y los adolescentes generalmente tienen una intuición muy activa, debido a que no está bloqueada o interferida por la sobreactividad de otras funciones. Es por esto, que en educación, la intuición debería ser utilizada en las primeras etapas.

El uso de la intuición es mucho más necesaria en las personas intelectuales o sobreintelectualizadas; en aquellos que poseen una mente muy activa o sobreactiva; pero específicamente para aquellos que se encuentran identificados con su mente y que se sienten orgullosos de su inteligencia. Estos intelectuales a menudo tienen un desarrollo muy desproporcionado y una gran necesidad de psicosíntesis, además de la activación de las otras funciones, las cuales, como mencionáramos anteriormente, muy a menudo permanecen sin ser desarrolladas. Incluso la función de la sensación puede ser deformada por el intelectualismo, la naturaleza del sentimiento, es a veces vergonzosamente suprimida, con la voluntad prácticamente inexistente. Esta última deficiencia es compartida con la mayoría de los seres humanos.