La diferencia entre racional y emotivo ha sido la característica del el hombre desde los inicios de nuestra era. Basta citar la polaridad sostenida por la estética clásica griega que nombraba como apolíneo a todo aquello que dignificaba la virtud y la verdad, valores de la razón humana y dionisíaco a todo aquello donde la emotividad aparecía acentuada y daba paso directo a la pasión desequilibrada. Esta polaridad de contrarios en constante conflicto, conocida por el hombre desde la antigüedad, hoy posee fundamento desde las investigaciones realizadas en enfermos con serios daños cerebrales.

El desarrollo de la neurocirugía ha abierto otros caminos, permitiendo elaborar nuevos métodos y técnicas. Para poder determinar los límites de una lesión, los cirujanos estimulan a veces el cerebro aplicándole un ligero electroshock durante la operación. Como la mayor parte de las operaciones del cerebro se realizan bajo anestesia local, el médico – que necesita conocer el estado del paciente durante las diversas fases de la operación – puede hablarle y saber lo que siente con dicho estímulo.

En el caso de los enfermos de epilepsia, se desea impedir a toda costa que la enfermedad se propague de un hemisferio a otro. Se usa entonces la comisurotomía o split brain, en que se seccionan todas las fibras nerviosas que unen los dos hemisferios, las que están situadas en el cuerpo calloso. Con ésto, ambos hemisferios quedan funcionando en forma independiente. Al no estar unidos, el paciente tiende a reaccionar con sólo uno de ellos, caracterizando toda la gama de posibilidades con que cada hemisferio habilita la acción del hombre.

Después de efectuada la operación de corte del haz de fibras nerviosas que une los dos hemisferios, la capacidad lingüística del paciente queda prácticamente perturbada, aunque se mantiene la autoconsciencia general del sujeto. Esto va acompañado de la inconsciencia de cuanto acontece en el hemisferio derecho.

Se ha formulado la teoría de que en las personas normales los contenidos del hemisferio derecho sólo alcanzan la consciencia luego de ser transmitidos al hemisferio izquierdo. Pero el tráfico no es unidireccional. Los 200 millones de neuronas que cruzan de un lado a otro llevan una impresionante cantidad de información en ambos sentidos.

Existe la tendencia de abandonar el concepto de hemisferio dominante. Bogen y Sperry postulan la existencia de otra mente en el hemisferio derecho que no puede comunicarse con nosotros a través del lenguaje.

De todas estas investigaciones surgió el concepto de estilo cognitivo, determinando dos estilos de conocer uno para cada hemisferio cerebral, los que son opuestos. Es decir, el hombre posee una polaridad como estructura para lograr un conocimiento. La caracterización de cada estilo, lograda a partir de estas investigaciones, es la siguiente:

A.- Hemisferio izquierdo

Se relaciona con el pensamiento lógico, racional y su forma de actuar es:

1. – Secuencial.- Su pensar se desarrolla en forma ordenada y lineal. Realiza los análisis en forma puntual, unidad por unidad.

2.- Analítico.- Descompone la realidad observando cada parte y revisando sus elementos más pequeños.

3.- Lógico.- Construye el conocimiento a partir de premisas que, a través de una serie de pasos lógicos y ordenados, logra concretar en conclusiones.

4.- Racional.- Sus conclusiones las realiza sobre la base de hechos y razones.

5.- Abstracto.- Separa selectivamente una parte, o subsistema y hace que éste represente la realidad.

6.- Conceptual.- El proceso de pensamiento gIra en torno a conceptos e ideas.

7.- Digital.- Usa un lenguaje lineal y preciso en relación a las connotaciones exactas de las cosas.

8.- Objetivo.- Es un pensamiento que está directamente ligado al objeto analizado y referido a la realidad externa.

9.- Reflexivo.- Dualiza la situación, considerando antes de actuar las experiencias pasadas y sus posibilidades futuras.

10.- Proposicional.- Se fija metas y tiende a ser consecuente con ellas, estableciendo medios claros y definidos para lograrlas.

11.- Convergente.- Llega a una solución o alternativa y produce un solo significado.

B.- Hemisferio derecho.

Se relaciona con el pensamiento perceptual y alógico. No es ilógico, el prefijo a significa una lógica propia y coherente, fuera de la lógica abstracta convencional. Su forma de actuar es la siguiente:

1.- Simultáneo y múltiple.- Recepciona conjuntamente toda la variedad de estímulos externos e internos, siendo asociativo.

2.- Holístico.- Integra la realidad en un conjunto organizado centrándose en el todo percibido. Es capaz de construir la totalidad a partir de un detalle de ésta.

3.- Intuitivo.- Aprehende la realidad sobre la base de corazonadas, sentimientos, datos incompletos, etc.

4.- Concreto.- Relaciona los objetos o sistemas totales, tal como se presentan en el aquí y en el ahora.

5.- No racional.- Llega a conclusiones sin pasos lógicos intermedios y sin un sustento de hechos
y razones.

6.- Perceptual.- Utiliza preferentemente experiencias, impresiones sensoriales e imágenes.

7.- Analógico.- Utiliza un lenguaje simbólico, metafórico.

8.- Subjetivo.- Su pensamiento está ligado al sujeto, a la forma en que vivencia Ia situación y a sí mismo.

9.- Espontáneo.- Relaciona en forma inmediata distintas situaciones pasadas con la actual.

Cada una de estas características aquí enumeradas conforma, en su unidad hemisférica, un modo de conocimiento y un estilo de actuación que permite al hombre tener a su disposición una variedad infinita de posibilidades de relación con su medio, a partir de la forma en que se relacionan cada uno de estos elementos. En este sentido, el actuar humano es el punto de confluencia de la polaridad planteada como estructura. Esta acción se encontrará acentuada, dependiendo de las circunstancias, por el estilo cognitivo que mejor se adapte a la situación que se está viviendo.

Cada estilo, además de ser un medio por el que se puede conocer, posee la cualidad de lograr una comunicación efectiva en niveles distintos, dependiendo, nuevamente, de la circunstancia en que el vínculo se produce. Esta tipificación general se conforma a través del desarrollo psicológico del individuo.

Hace algunos años han comenzado a estudiarse métodos que permitan aumentar el nivel de integración entre ambos hemisferios. Entre las reglas utilizadas, la meditación y la repetición monótona parecieron ser las más adecuadas. Aumentaron la coherencia y la armonía de las ondas registradas por el electroencefalograma, pareciendo haber un mayor sincronismo entre ambas partes de la corteza.

Sintetizando lo dicho: la ciencia, como máximo exponente del pensamiento racional y analítico, es una creación extraordinaria de nuestro hemisferio izquierdo. Debido a su dominio del lenguaje, este hemisferio está unido al yo autoconsciente. En cambio, la creación artística y el pensamiento holístico son la obra cumbre del hemisferio derecho, especializado en la conceptualización no verbal y ligado a la consciencia transpersonal.

La persona verdaderamente creativa es aquella en la que se establece un equilibrio dinámico entre las capacidades representadas por ambos hemisferios.

Pablo Ulloa V.

Profesor de Educación Musical.