Tu-ina empujar–pellizcar es la manera de decir digitopuntura en chino: yuxtaponiendo el ideograma tui =empujar y el ideograma na = pellizcar. Pero la digitopuntura china es bastante más que empujar y pellizcar. Comprende de hecho ocho técnicas de acción de los dedos y manos sobre puntos y zonas específicas del cuerpo. Y no se priva de utilizar también los codos, las rodillas y los pies.

Desde la noche de los tiempos…

El origen de la digitopuntura remonta en China a más de 4.000 años. Surgió, junto con la acupuntura y la moxibustión, de la observación y la experimentación, a lo largo de muchas generaciones de lucha contra las enfermedades. Se ha descubierto, por ejemplo, que ya en la Edad de Piedra se usaba agujas de ese material con propósitos curativos.

La más antigua obra clásica de medicina que apareció en China es el Huangdi Neijing (Canon de Medicina Interna), compilada entre 500 y 300 a C. Es un compendio de las experiencias médicas y los conocimientos teóricos anteriores al período de los Reinos Combatientes. Describe las teorías básicas de la medicina tradicional china tales como ying–yang, los cinco elementos, zang-fu (vísceras), los meridianos, el qi (energía vital), xue (sangre), etiología, patología, métodos de diagnóstico, y diferenciación de síndromes, así como conocimientos fundamentales sobre puntos de digitopuntura y acupuntura y métodos de inserción de agujas .

Aparecen antecedentes específicos sobre la digitopuntura durante la dinastía Han, dos siglos a.C. Pero una primera sistematización y ordenamiento de la teoría de la digitopuntura recién ocurre durante la dinastía Tang, entre los siglos VI y IX. Esta fue una época notable, durante la cual aparece también un libro japonés titulado Secretos de la digitopuntura y masajes. Se observa luego una decadencia durante la dinastía Yuang (cuando se originan el chuaka y el shiatsu). la digitopuntura continúa siendo practicada durante la dinastía Ming (siglo X111 a XVII).

Luego, durante la dinastía Ch’ing, a partir del siglo XVII, se publica un libro llamado Yi Cheng Jin Chian en 83 volúmenes, cuyo título significa literalmente ‘Medicina–Original-Oro—Libro”, es decir Libro tan valioso como el oro porque explica originalidad de la medicina.” Más tarde, en la época de la revolución china de Sun Yat Sen, los métodos clásicos chinos se vieron relegados, en beneficio de los métodos occidentales. Sin embargo, últimamente han sido revalorizados por el gobierno actual.

La digitopuntura es en China un árbol con muchas ramas: existen hoy allí muchas escuelas, y Tui-na es sinónimo de Escuela Matriz de Digitopuntura, de donde derivan los otros métodos de masaje orientales.

Las tres hermanas terapéuticas

La digitopuntura, de la mano con la acupuntura y la moxibustión, constituye una parte importante de la medicina tradicional china. Estas tres técnicas previenen y tratan enfermedades mediante la acción sobre puntos específicos del cuerpo humano.

De hecho, todas se apoyan esencialmente sobre los mismos fundamentos, y sólo difieren en el instrumento utilizado para actuar sobre el cuerpo. En la digitopuntura se emplean sobre todo los dedos, en la acupuntura se utilizan agujas, y en la moxibustión se usa el calor producido por la combustión de bastones de hierbas.

Estas técnicas tienen una eficacia amplia y evidente y necesitan sólo equipos simples. Por eso justamente gozan de gran popularidad en China desde hace miles de años y son muy utilizadas hoy en el área de la salud pública.

Se piensa a menudo que la acupuntura – o la moxibustión -son de efectos mucho más intensos y fuertes que la digitopuntura. Sin embargo, no necesariamente es la acupuntura más intensa que la digitopuntura. Esta última puede ser muy fuerte y de efecto más rápido. Depende de los casos, y de la dolencia en cuestión. Para tratar la tortícolis, es preferible la digitopuntura, que es de efecto más rápido. Para la ciática, y para producir efecto anestésico, por el contrario, es más rápida la acupuntura. Pero, en general, la elección entre ambas depende de la condición física del paciente. En general, la digitopuntura es un camino muy interesante para lograr buenos efectos, aunque va a depender de la enfermedad y condición física del paciente si se usa como método principal o secundario.

Armonía energética

Como rama de la medicina tradicional china, la digitopuntura se apoya en el esquema de los meridianos, canales por los que circula la energía vital o qi en el cuerpo. El objetivo de toda escuela de digitopuntura es ayudar al paciente a lograr un equilibrio mental y físico, tanto externo como interno. Esto se logra estimulando y armonizando el flujo de su energía por sus 14 meridianos regulares y sus 8 meridianos extraordinarios, por medio de la acción de los dedos sobre el cuerpo .

La digitopuntura tiene como efecto aumentar la flexibilidad del sistema muscular, equilibrar el sistema nervioso y fortalecer el sistema circulatorio. Además, no tiene efectos secundarios, produce un efecto agradable y da más energía vital. Así se evita ir acumulando tensiones y enfermedades.

Puente entre mente y cuerpo

El sistema muscular es el puente entre la mente y el cuerpo. Por eso la digitopuntura actúa directamente sobre el sistema muscular, ayudando a relajarlo y equilibrarlo. Induce así una relajación del sistema nervioso y circulatorio y es, en realidad, una acción sobre el sistema cuerpo-mente. Por otra parte, el contacto de las manos con el cuerpo humano suscita una sensación de relajación y agrado que es muy importante en el paciente.

Hay bastantes enfermedades en nuestra sociedad contemporánea cuya causa es psicosomática. El método de la digitopuntura es en esos casos bastante eficaz al actuar sobre los músculos. Al hacer digitopuntura, aplicar las manos en el cuerpo ayuda mucho a que el paciente, cuyo sistema nervioso está irritado, se relaje y fluya su energía, logrando así un mayor equilibrio mental y físico.

En el caso de una dolencia corriente, como un resfriado, por ejemplo, con síntomas de mucosidad, cabeza pesada, sin dolor de garganta, al aplicar digitopuntura, se hace tui de los lados de la nariz y frente. Así se estimula la circulación para descongestionar la mucosa nasal También se masajea la espalda superior, para aliviar la tensión muscular de esa zona, además del pecho. Esto alivia los síntomas. Además hay que equilibrar ciertos puntos del meridiano del sistema respiratorio y estimular la capacidad curativa del organismo. Así se fortalece la energía básica del organismo y sus propias defensas inmunológicas, lo cual es especialmente importante en caso de dolencias crónicas.

Descuido y negligencia

Muchas enfermedades – salvo en casos de accidentes – provienen de malestares descuidados o de dolencias que se han complicado por negligencia. El descuido del equilibrio emocional y nutritivo, junto con los malos hábitos de vida, causa el agravamiento de enfermedades.
La medicina china considera que cualquier enfermedad del cuerpo humano tiene tres tipos de causas principales:

Primero, las causas exteriores, es decir, debidas a la influencia de la energía de la naturaleza: viento, frío, insolación, humedad, sequedad y calor. Esos 6 elementos son factores exteriores mediante los cuales la naturaleza influye sobre el cuerpo humano.

En segundo lugar, las causas interiores: la alimentación y las emociones.

Y en tercer lugar, los accidentes, que incluyen contagios, choques, caídas, ataques de personas o animales.

Hay todavía otros factores como: acumulación de tensión y cansancio, debido a las condiciones de trabajo, malas posturas y hábitos.

Practicar el equilibrio

Si uno está lleno de energía armónica, la energía inarmónica no lo puede invadir, dice el Huangdi Neijing Canon de Medicina Interna, compilado entre 500 y 300 a.C.

Por eso, teniendo en cuenta las causas internas de enfermedad, además del tui-na, para prevenir y curar, primero que nada es importante velar por el equilibrio en la alimentación y en las emociones.

Alimentarse equilibradamente requiere conocimientos mínimos de nutrición, gastronomía, higiene y sentido común, para no exagerar en la cantidad de alimentos ni abusar de condimentos y aderezos.

Pero, en nuestros países ocurre frecuentemente que la gente se preocupa mucho de lo que come pero descuida totalmente el ejercicio. Esto no es conveniente para la salud. Sería como el caso de un flamante automóvil, al que se le echara la mejor bencina, pero que anduviera muy poco. Qué sentido tendría esto? No quiere decir que hay que preocuparse sólo del ejercicio y olvidar la alimentación. Hay que lograr un equilibrio entre ambos, porque los dos son importantes para la salud básica y para restablecer el equilibrio del metabolismo.

Cuando hablamos de ejercicio, nos referimos a ejercicios cotidianos moderados, practicados como disciplina vital: Tai chi, Yoga, gimnasio, deportes, trotar, caminar. Pueden ser ejercicios comunes y corrientes, pero practicados todos los días en forma regular y perseverante. Y también hay ejercicios energéticos.

Por otro lado debemos equilibrar las emociones. Actuamos en el mundo de muchas maneras, por lo que es necesario aprender a practicar cómo equilibrar las emociones: ira, tristeza, pena, miedo. Hay muchas técnicas posibles, pero todas estas prácticas requieren disciplina y paciencia. Cambiar un hábito toma tiempo. Así, entonces, el tercer punto fundamental es la práctica de cualquier método de equilibrio emocional.

Y además es importante equilibrar estos tres factores entre sí, lograr equilibrio en cada uno y además, entre los tres. No sólo concentrarse en la alimentación, o el puro equilibrio emocional. No conviene enfatizar sólo alguno de los tres.

Y en realidad hay un cuarto factor: Un aprendizaje básico de auto masaje, de auto digitopuntura, para unificar los tres factores precedentes.

Digitopunturándonos

Teniendo un conocimiento adecuado, después de un aprendizaje mínimo, nos podemos masajear unos a otros, en forma preventiva. Por ejemplo, si uno está cansado, después de una jornada de trabajo, con las piernas pesadas, el cuello tenso, con nudos en el cuerpo, es una buena costumbre soltar esas tensiones haciendo digitopuntura en algunos puntos.

Esto se puede hacer con la familia, en caso de dolencias suaves. Después de haber aprendido lo básico, en poco tiempo se puede ayudar a los familiares y amigos a no acumular enfermedad, como terapia preventiva, y a eliminar tensiones. Se establece además una mejor comunicación táctil afectuosa, lo que deriva en una mejor relación de pareja.

No se trata solamente de la interacción sexual. Esto tiene también origen taoísta. La comunicación entre los seres humanos es de varios tipos: verbal, visual, táctil, y por actos. Lo fundamental es establecer una relación equilibrada y exquisita. Por ejemplo, cuando una persona está irritada, no soporta el contacto físico con los demás, pero una persona enamorada aprecia mucho este contacto, con énfasis en el tacto.

Por eso es interesante e importante aprender un mínimo de digitopuntura, no sólo para tratar enfermedades, sino para desarrollar una mejor relación con los demás. Mediante el tacto y el acto: el amor se expresa en hacer algo para otro. No sólo pensar algo bueno para el otro, sino que hacer algo para el otro. Por ejemplo, si el hombre vuelve a casa cansado, su mujer puede ayudarlo. Si la mujer está cansada después de haber trabajado mucho en casa, el hombre puede ayudarla con masajes de digitopuntura, u otros especiales Esto puede ser como una terapia, para desarrollar una mejor comunicación no verbal, táctil.

Un patrimonio perdido en Occidente

Se podría pensar que el conocimiento de las técnicas de la digitopuntura constituye una herencia perdida en Occidente, la que recién estamos recuperando desde Oriente. Sin embargo, en Occidente había antiguamente métodos de este tipo. Por ejemplo, en campos lejanos, con mala salud pública, la gente, cuando estaba cansada, decía: Ojalá alguien me ayude a soltar aquí atrás. En los campos sudamericanos se solía arrollar el rollo” en la espalda (exactamente, como en la quinta técnica, nye, de la digitopuntura) para curar el empacho y otras dolencias.

El perfil de un digitopuntor

Un buen terapeuta tiene que estudiar profundamente las disciplinas necesarias, por ejemplo, lo más básico de anatomía, fisiología, patología y biología humana. Y en su práctica de la digitopuntura tiene que alcanzar fuerza y flexibilidad al mismo tiempo, integradamente, para lograr un mejor efecto para el paciente. El terapeuta mismo, además, necesita practicar ejercicios, para evitar enfermedades profesionales, como tendinitis del brazo, por ejemplo. Necesita estudiar el sistema de los meridianos y su relación con la patología. Debe también estudiar la relación entre las diversas enfermedades.

Más en Medicina Alternativa
Sanación frente a Curación

Después de mi apoplejía empecé a coleccionar diferentes tratamientos –occidentales, alternativos o espirituales. De vez...

Historia de la Investigación Científica en el Campo Energético Humano

Adeptos de todas las religiones afirman haber experimentado o visto luces alrededor de las cabezas...

Cerrar